Por Mesade2

28 Marzo, 2017

0 Comentarios

EL GOFRE. UNA OPCION RICA Y RAPIDA PARA GOLOSOS

Cocina de forma óptima con una gofrera

¿Sabíais que los gofres también cuentan con un Día Internacional? Pues sí, este riquísimo dulce tiene su Día Internacional del Gofre que lo celebramos la semana pasada, más concretamente el 25 de marzo. Nosotros queríamos festejar este día dedicando unas líneas a uno de nuestros antojos preferidos y en las que os queremos revelar muchos de nuestros secretos

Ya sea invierno, primavera, verano u otoño, y a pesar de que el tiempo nos vuelva locos como estos días, no podemos resistirnos a unos gofres recién hechos con un buen chocolate caliente por encima. Nos encanta esta delicatesen y siempre caemos en la tentación cuando tenemos oportunidad.

¿Y qué mejor excusa que volver a pecar el Día Internacional del Gofre? una celebración que tiene su origen en la fiesta cristiana “Vårfrudagen”, conocida como el Día de la Anunciación, y que años más tarde derivaría en la secular “Våffeldagen” o Día del Gofre.

El gofre, como nosotros lo conocemos en la actualidad, tiene su origen en la cocina medieval cuando los aparatos que se utilizaban para cocinarlos y darles forma eran muy diferentes a los que tenemos hoy en día para hacerlos. Wafer era el nombre de las pesadas placas metálicas conectadas con anillas con las que se hacían y de ahí surgiría la actual denominación de gofre.

En España no hay costumbre de preparar muchos gofres en casa, nosotros empezamos a hacerlos tras nuestro viaje a Bruselas, pero existen en el mercado diversos aparatos que merecen la pena para conquistar a la pareja o a la familia en esos anhelados desayunos de fin de semana. Nosotros utilizamos uno muy sencillo y profesional que nos facilita, en las mañanas y tardes de antojo, un gofre rico y rápido con el que saciar nuestras ganas de dulce.

Cocina de forma óptima con una gofrera

Gofre americano

A la hora de preparar los gofres hay muchas opciones para servir este dulce. Nosotros somos muy puristas y nos encanta el típico gofre belga, o gofre de Bruselas como también se le conoce, que puedes encontrar en los puestecillos de cualquier ciudad europea. La masa de los gofres belgas se elabora a base de levadura fresca, y no gasificante, y lo suavizan con clara montada de huevo lo que le da una textura crujiente final. Se sirve caliente con opciones diversas como azúcar, miel, mermelada o chocolate. Puede ser servido también como postre acompañado de frutas y nata o con helado.

También podemos encontrar elaboraciones como el gofre de Lieja, al Este de Bélgica, que es algo más pequeño que el belga tradicional. Su toque diferenciador y característico es una capa de caramelo líquido que lo recubre dándole un sabor muy diferente.

En Estados Unidos, nos encontramos el gofre americano, elaborado con una masa de levadura en polvo o gasificante, en lugar de las tradicionales levaduras. Suelen ser más densos que los gofres belgas. Nosotros desayunamos uno en California este verano con nata y fresas de esos que sabes que recordarás toda la vida. Fue en Los Ángeles, en The Griddle Café  famoso tanto por sus gofres como por sus pancakes. Os lo recomendamos pero también os avisamos que siempre hay cola pero merece mucho la pena el sitio, es auténtico para desayunos. Dentro de Estados Unidos podemos degustar también el Virginia Waffles con la particularidad de estar elaborados con harina de arroz o harina de maíz en lugar de harina de trigo.

Ahora damos un salto a Asia donde nos encontramos con otra variedad de gofre en Hong Kong que se hace llamar “pastel de rejilla” que se vende en puestos callejeros. Son parecidos al gofre europeo pero de mayor tamaño, con forma redondeada y dividido en cuatro trozos. Allí lo toman habitualmente como snack y suelen ser bastante dulces y más cuando le incorporan mantequilla y azúcar… un clásico asiático.

Ya solo nos queda lanzaros una pregunta, ¿cuál es vuestra opción favorita a la hora de comeros un gofre? Sólo, con azúcar, con chocolate, con fresas… Si eres goloso como nosotros quizás te decidas por el gofre con chocolate, nuestro favorito, o quizás si tienes alma viajera te gusta más el gofre repleto de ingredientes: con nata, fresas, plátano, helado… ¡Dinos cuál es el tuyo y celebremos el Día Internacional del Gofre todos los días!

Si te ha gustado, compártelo

Gourmet