Por Iván Martín

25 agosto, 2015

0 Comentarios

IBIZA. 7 DIAS DE GASTROCIO EN LA ISLA BLANCA

Ibiza es para nosotros una apuesta segura para pasar las vacaciones. La Isla Blanca nunca falla. Siempre decimos que hay una Ibiza para cada persona, para cada plan. Está la Ibiza del ambiente nocturno y la fiesta, la de las calas más recónditas, la de las playas más solicitadas…

A nosotros nos gustan todas las “Ibizas” y en esta ocasión hemos querido combinarlas junto con visitas gastronómicas como punto fuerte en cada una de las salidas que hemos realizado en 7 días y que queremos compartir con vosotros.

A Ibiza siempre aconsejamos ir con coche propio (a través del ferry que sale desde Denia o Valencia) y si has decidido ir en avión te recomendamos alquilar allí un vehículo. Pensamos que limitarse a una playa teniendo al alcance de la mano tantos rincones mágicos es una pena.

Ibiza es tan caro como te lo quieras plantear. Comparándolo con Madrid hay sitios donde gastarte 100 euros por cena y otros donde cenar por 20 euros asique eres tú el que decide lo que quieres o puedes gastar. Os contaremos planes con diferentes precios de los lugares que hemos visitado y conocido. Luego nunca hay que descartar la opción del bocata y las patatillas fritas si quieres pasar el día en una cala paradisiaca, es barato y tiene su esencia.

Este año hemos alquilado un coche con la compañía Centauro que te recoge en un minibús gratuito en el parking del aeropuerto y te traslada a la empresa a recoger el coche que está a 2 minutos. Por 300€ nos dieron un Opel Corsa que dio el “dó de pecho” en todos los rincones de la isla. A la hora de elegir alojamiento también hay múltiples opciones y nosotros sin apenas tiempo, y en pleno agosto, escogimos un estudio con cocina por apenas 800€ para una semana entera.

Comida en Tropicana Beach

Comida en Tropicana Beach

El primer día, nada más dejar las cosas en el hotel, comenzó en uno de nuestros Beach Club favoritos en Cala Jondal: el Tropicana Beach. Está justo al lado del conocido Blue Marlin. En comparación con los beach club ibicencos es sin duda el que mejor calidad precio tiene de todos los que conocemos. Atención a los puestecillos de detalles y recuerdos (pulseras, colgantes, etc) y ropa traída directamente de Bali y Thailandia que te ofrecen Theo y Morena.

Decidimos pasar el día en el Tropicana Beach al precio de 35€ que incluye una sombrilla y dos hamacas con colchoneta, sabanas, toallas y mesa supletoria. Tienen un servicio muy rápido y atento que sirve directamente en las hamacas con lo que te dan ganas de tomarte un mojito tras otro o la que dicen la mejor sangría de cava de toda la isla (litro y medio por 35€), muy ricas ambas bebidas. Comimos también en su restaurante donde probamos Vieiras, Tostas de Sardinas Marinadas, Tartar de Atún y una Ensalada Tropicana junto a una botella de vino blanco “José Pariente”, una espectacular copa de helado con todo y agua por 87 euros. Nos recomendaron probar las paellas de este sitio pues nos dijeron que estaban muy buenas.

Cala des Cubells

Cala des Cubells

En nuestro segundo día, buscamos las calas del norte que suelen ser menos transitadas donde, a pesar de estar en agosto y estar Ibiza hiper poblada, puedes encontrar algunos rincones donde disfrutar de tranquilidad, relax y unos espacios de película. El azar nos llevó hasta Cala des Cubells. Sólo os daremos una pista, buscad las casas de los pescadores donde hay escondido un tablón de madera donde puedes poner tu toalla y disfrutar de la cala en soledad y totalmente gratis. Este fue el maravilloso día donde los bocatas fueron imprescindibles.

Ibiza tiene infinidad de lugares para ver el atardecer y después de nuestro intento fallido de poder disfrutar ese día de la puesta de sol en la Playa de Benirras (no cabía ni un alfiler, era domingo asique ojo) nos fuimos a otra opción igual de increíble, a la Playa de Cala Conta. Si sabes moverte y buscas intimidad o poca masificación de gente esta playa da opciones para ver un atardecer espectacular. Nosotros no nos pudimos resistir mientras esperábamos a “la fuga de Mister Lorenzo” tomar algo en su bar-restaurante Boutique, el Sunset Ashram que te ofrece unas vistas panorámicas increíbles. Imaginaros el plan de comida japonesa acompañada de unos mojitos que pedimos para llevar a nuestro pareo mientras el sol se ponía. Algo para recordar sin duda.

Estábamos alojados en un hotel cerca de San Antonio, lejos del popular movimiento “british” de dudosa conducta. En San Antonio vimos de paso un sitio que nos llamó la atención a la hora de cenar, Tapas de Autor Can Gust (Avda. Doctor Fleming, 37) donde encontramos una serie de tapas muy bien elaboradas y con un precio genial. Apuntadlo que sin duda merece la pena pero suele haber cola si vais después de las 21,30 h.

Amante Beach Club en Cala LLonga

Amante Beach Club en Cala LLonga

Por recomendación de la reciente visita de La Gastrónoma nos decidimos a ir en nuestro tercer día a Amante Beach Club en Cala LLonga. Este Beach Club se encuentra al borde de un mirador donde poder divisar esta costa maravillosa. Reservamos para comer en su restaurante, que merece la pena por las vistas, y pasamos gran parte del día en sus hamacas cual pollos dorándose vuelta y vuelta. El precio de dos hamacas y sombrilla, la jornada completa 40 euros. De su restaurante imprescindible pedir su Tartar de Salmón, el Risotto de Verduras y Setas con Parmesano y el espectacular postre de Falso tagliatelle de melón con coulis de fresa y zumo de jengibre, este último espectacular.

Después de una ducha y algo de descanso quedamos con nuestro amigo ibicenco que nos llevó a Raco Verd (Plaza de la Iglesia, San José) donde puedes disfrutar de música en directo mientras cenas en un patio muy agradable. Destacamos sus tacos y guacamole natural. Es un lugar donde puedes comer por un precio de 15-20 euros/persona.

 

Terraza del Raco Verd

Terraza del Raco Verd

Al cuarto día de nuestro viaje quisimos rememorar nuestro primer viaje a Ibiza hace cuatro años donde nos topamos de casualidad, al ir a buscar otro recomendado, y caímos en Can Pujolet (Crta. Cala Tarida Sant Josep de sa Talaia). Allí puedes comerte una paella con vistas al mar y a la montaña muy rico, que en Ibiza os recomendamos también dedicar tiempo a los lugares y panorámicas de montaña. Por 47 euros comimos dos personas arroz a banda con ensalada, bebidas y postres.

Llegada la noche nos decidimos por visitar Ibiza pueblo que siempre tiene un encanto especial. Nos encontramos con una gran sorpresa al ver gran parte de la carretera que rodea el puerto peatonalizada por lo que ahora puedes disfrutar de una zona de terrazas de una forma más tranquila sin coches. Para el público gay os recomendamos pasar por la Calle de la Virgen donde os podéis encontrar una calle estrecha y larga con restaurantes, bares y algún otro sex-shop que termina en un mirador muy chulo. Nosotros decidimos cenar en un sitio de los más pintorescos de la ciudad, La Bodega justo al lado del mercado viejo y a la izquierda de la Rampa a Dalt Vila. Es ideal para ir con amigos y tapear por un precio de unos 15-20 euros/persona. Atención al camarero más longevo de toda la isla que sigue en activo y en este restaurante, no os pasará desapercibido.

En nuestro quinto día fuimos a otear la zona de Playa D´ en Bossa, zona popular por tener algunas de los beach club, discotecas y clubs más aclamados de Ibiza. No es nuestra zona favorita pero queríamos ubicar el restaurante donde íbamos a cenar esa noche, que es LIPS de David Reartes, post que pronto podréis leer en nuestro blog para contaros la experiencia gastronómica que vivimos y los protagonistas de la misma, un sitio muy recomendable. En esta playa puedes disfrutar de la comodidad de dos hamacas y sombrilla por 25€.

Detalles de la cena ENTER SAKE en LIPS

Detalles de la cena ENTER SAKE en LIPS

Pero uno de los grandes descubrimientos de este verano fue Sa Palmera (Avda. Pedro Matutes Noguera, 118). Hablamos de una pastelería artesanal con horno propio donde puedes “gozar” de unas napolitanas de chocolate ORGASMICAS. Las tostadas con tomate también están increíbles de tal manera que buscamos excusa para volver a desayunar aquí antes de dejar Ibiza algún otro día. Para comer la gente de la cafetería nos recomendaron en plena playa el restaurante Los Parasoles donde puedes comerte un rico pescado del día a un precio bastante bueno (50 euros/2 personas).

El sexto día después de perdernos en una de nuestras calas favoritas, paramos en San Juan a comer en The Giri Café (Plaza España 5). Disponen de una terraza muy ibicenca donde apetece quedarse a pasar la tarde. Nos decidimos por un par de tostas de Berejena y de Salmón muy ricas. No dejamos pasar la oportunidad de probar sus helados artesanales de dulce de leche y pistacho, INCREIBLES!. No es barato pero es aceptable por el entorno y la época del año (48 euros/2 personas).

Tostas en The Giri Café

Tostas en The Giri Café

Para cenar después de un gran día de playa nos quedamos por San Antonio y tirando de guía local fuimos a Casita Restaurant (Cale de Bou, 19). Como casi todo en San Antonio es para los ingleses. Las camareras todas inglesas, al menos la carta tenía la opción de su versión en español. En condiciones normales todos pensaríamos que el nivel de cocina de este sitio sería mediocre pero podemos decir que es un sitio que nos sorprendió mucho en la calidad de los platos. Te brindan opción de un menú que por 11,75€ puedes pedir un entrante y un principal. Otro sitio recomendable.

Para despedirnos en nuestro último día de la semana optamos por uno de nuestros lugares favoritos, Es Verge (Ctra. San Jose, Km. 12,8). Se trata de un italiano donde poder degustar las mejores pizzas caseras de toda la isla. Aunque está en medio de la carretera a San José es un espacio muy tranquilo, incluso en la terraza.

Las fantásticas pizzas de Es Verge

Las fantásticas pizzas de Es Verge

Por supuesto que no dejamos de asistir a alguna fiesta como la Supermartxe de Privilege (40 euros entrada), para nosotros la mejor fiesta de Ibiza o a Ushuaïa Ibiza Club (45 euros) donde pudimos disfrutar de seis horas de uno de los grandes DJs mundiales, Armin Van Buuren. También probamos la moda de las Partyboat (79 euros) a Menorca como alternativa diferente.

Ibiza nunca decepciona. Eso de pensar que sólo es para gente que busca la fiesta es historia. Nosotros siempre nos quedamos con la duda de cuándo volveremos porque Ibiza nunca te sacia, nunca te cansa, siempre quieres más y nosotros prometemos serle fiel y volver a la Isla Blanca. HASTA PRONTO AMIGA!

Si te ha gustado, compártelo

Escapadas