Por Mesade2

1 Junio, 2016

0 Comentarios

BISTRONOMIKA.LA ESENCIA DEL MAR AL PLATO

El barrio de Las Letras empieza a ser un referente gastronómico en Madrid. A la Vinoteca Moratín, Triciclo, La Verónica y Tandem se les une ahora Bistronomika, un restaurante que quiere llevar la esencia del mar al plato con un toque nikkei. Un coqueto bistró, ubicado en el número 39 de la calle Santa María, en donde el chef Carlos del Portillo nos lleva de viaje al mar de una forma muy personal y creativa.

Carlos del Portillo

Carlos del Portillo

Bistronomika es el primer proyecto en solitario de Carlos del Portillo aunque ya le conocíamos por haber pasado por los fogones del Hotel Ritz y por el restaurante Velázquez 128, en este último fue donde introdujo pescados que hasta entonces eran desconocidos en la capital, un concepto arriesgado pero que gustó mucho.

Ahora en Bistronomika el chef nos trae su cocina marinera, en su más pura esencia, y nos la muestra en un acogedor local, para apenas 35 comensales, con paredes y suelos revestidos en madera, unos sorprendentes techos forrados con sacos antiguos de café de comercio justo y una cocina vista hecha a propósito para que los comensales podamos disfrutar al máximo de su trabajo. De hecho, es inevitable asomarte a la cocina, echar un ojo a lo que el chef está cocinando y saludarle.  El sitio está decorado con flores frescas, lámparas de ensueño que evocan a los faros de alta mar y una vajilla en tonos blancos y azules muy propios para la aventura gastronómica que está por llegar.

En Bistronomika se “cocina el mar” en una carta breve pero con platos muy originales con mucho sabor, muchos de ellos ideales para compartir ya que ofrece la posibilidad de medias raciones.  Llegados a este punto os tenemos que decir que es imprescindible que probéis la Gilda, una de las especialidades del local, con atún rojo, piparras y una salsa de ají que quita en sentido. También probamos las sorprendentes Croquetas de berberechos que estaban muy ricas aunque nosotros, que somos muy de tropezones, le pondríamos más chicha y que se note más al masticarlo. Increíble también la Lubina al ajo blanco de espárragos, otro plato memorable al igual que el Pichón asado que es otro de los platos estrellas del restaurante fuera de la temática marina. Un pichón que, advertimos, no te dejará indiferente. A nosotros nos conquistó aunque bien es cierto que a algunos comensales les puede parecer que la carne del ave esté poco hecha.

Croqueta de camarón

Croqueta de camarón

Pichón Bistronómika

Pichón Bistronómika

De postre pudimos deleitarnos con la Crema de Arroz asturiana, una Torrija (enorme) con helado de cerezas y una Creme Brulee de chocolate blanco. Sin duda nos quedamos con la Crema de Arroz. Aunque si el dulce no es lo tuyo también puedes optar por una tabla de quesos de Tomás Affineur que, aunque no la probamos, nos han comentado varias personas que merece la pena.

Para acompañar los platos, nos decantamos por maridar la velada con unos vinos. Señalar que Bistronomika cuenta con una muestra de pequeños productores gallegos y madrileños, aunque nosotros optamos por un Demuerte 2013 (D.O. Yecla) que como su propio nombre indica merece la pena probarlo y además le va como anillo al dedo a los platos que comimos al ser una mezcla de uvas Monastrell y Sirah.

Bistronomika es una gran ocasión para vivir una experiencia gastronómica, un sitio para pasarlo bien con la pareja o con los amigos en torno a la mesa en un sitio original y acogedor. Bistronomika es un paseo por la playa, por los sabores marinos, con el toque creativo de su chef, Carlos del Portillo, que sin duda te hará disfrutar y querer repetir.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes