Por Mesade2

18 Noviembre, 2015

0 Comentarios

La Casa Tomada. Fingerfood con toques caribeños

Volveré a La Casa Tomada. Volveré por muchas razones pero la principal se llama “Chili Cheese Fries”. Un plato, no… ¡qué digo yo! Un platazo de esos que recuerdas para siempre en tu memoria gastronómica y que sólo con pensar en él tus papilas gustativas empiezan a salivar. Volveré con mi familia, con mis niñas, con los amigos del cole, con los de la uni, si hace falta con todos juntos, con tal de volver a comer estas Patatas con topping de chili con carne, queso cheddar funidido, jalapeños, daditos de cebolla morada, huevo, cilantro y bacón siguiendo al dedillo una receta familiar traída desde Venezuela, que sus creadores no desvelarán ni por todo el chili del mundo.

Fachada La Casa Tomada

Y es que La Casa Tomada, ubicada en el barrio de Malasaña, nace de la idea de dos hermanos, José Antonio (cocinero) y José Miguel (ilustrador) de unir gastronomía, arte y literatura en San Felipe, un pequeño pueblo de Venezuela.  Su nombre se inspira en el cuento “Casa Tomada” de Julio Cortázar y transgrede su argumento, convirtiendo esta nueva casa en un espacio mágico de convivencia. Ahora, estos hermanos han querido traer este concepto a Madrid ofreciéndonos una cocina  urbana de calidad, con bocadillos con toques caribeños, platos para compartir y cervezas artesanales.

Bocadillo, ensaldada y patatas de La Casa Tomada

Un concepto, el de La Casa Tomada, que propone la fusión de restaurante, galería de arte, y hasta cuenta un espacio secreto ideal para desconectar, leer, tomar un vino, reírse con los amigos… sólo hay que descubrirlo. La carta, con 17 tipos de bocadillos, está inspirada en la streetfood de Venezuela, con influencias asiáticas y algunos guiños a Norteamérica, con sabores propios del imaginario gastronómico de su cocinero, José Antonio del Pozo (de origen venezolano aunque vivió parte de su infancia en China). Aunque el precio medio por persona ronda los 15 euros, atención a los trabajadores de la zona que ofrecen un menú diario de bocadillo (gigante) por 10 euros., os aseguro que no os quedaréis con hambre porque las raciones de La Casa Tomada son bastante abundantes.

Bocadillo de La Casa Tomada

Bocadillo de Pollo al Curry de La Casa Tomada

Dentro de los bocadillos que pudimos probar y que os aconsejo están los que tienen un toque Norteamérica como son los CQT, Roastbeef, Fat RoastBeef y Po’ Boy. Venezuela está presente en su versión más callejera en los perros calientes “con todo” o en el mítico Choripan “De Chacao”. Los sabores asiáticos también destacan en los bocadillos y fideos con salsa teriyaki, en el Indian Sandwich o en los fideos Garam Massala. Acompañan los platos cervezas artesanales como Mustache, Cibeles, Hop Fiction, Rouge Nation, Flying Dog o la mítica lata de Beavertown. Os recomendamos sin ninguna duda que os dejéis caer por La Casa Tomada aunque sólo sea para probar sus deliciosas Chili Chesee Fries porque son adictivas, ideales para compartir con una de sus cervecitas,  y volveréis como ya queremos volver nosotros.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes