Por Maria Hernando

8 Octubre, 2015

0 Comentarios

La Pilla de Almagro. un sitio chic con medias raciones

Había pasado muchas veces por delante de sus cristales transparentes, siempre llenos de gente guapa, chic, gente que reía, brindaba… La Pilla de Almagro es uno de esos lugares que nada más verlo sabes que te va a conquistar. Gracias Sandra por descubrírnoslo, y más ahora que estrenan nueva carta. Su carne es espectacular, sus hamburguesas muy originales pero sin duda lo que más me gustó, además de los postres que están de muerte, es que puedes pedir medias raciones lo que te da opción a probar más variedad, ideal para picar y compartir en cenas de amigos.

Comedor

Comedor

La Pilla de Almagro se encuentra en el número 3 de esta madrileña calle (Metro Alonso Martínez) que se ha puesto de moda entre los jóvenes letrados de la capital, ya que es aquí donde se encuentran algunos de los mejores bufetes de España, que tras su ardua jornada laboral disfrutan del afterwork en esta calle, en este sitio. Su decoración es ideal, nada más entrar tienen una zona con varias mesitas y la barra al fondo presidida con un luminoso azul en la pared, famoso ya en Instagram porque todos queremos inmortalizarlo en una foto y subirla rápidamente para contarle a tus seguidores que está en uno de los sitios de moda de Madrid. En la misma planta, más al fondo, nos encontramos una salita en tonos claritos, más íntima con una decoración muy acogedora con sofás de lino, mesas de madera bajas y otras altas con taburetes. La originalidad de La Pilla llega hasta sus escaleras donde unas graciosas hormigas negras ancladas a la pared nos guían hasta la planta de abajo. Una zona más bucólica, con más color y una decoración más alegre en donde los sombreros de paja que se convierten en lámparas  y las paredes se engalanan con ladrillo visto. Además, esta planta cuenta con un reservado muy discreto donde poder hacer reuniones de trabajo.

Fingers de Pollo con coco

Fingers de Pollo con coco

Como os digo, me conquistaron las medias raciones y pudimos compartir las riquísimas Berenjenas fritas con miel y salmorejo, las Croquetas de jamón y los riquísimos (e imprescindibles si vais), Fingers de pollo marinados y fritos con escamas de pan y coco. Unos buenos huevos no pueden faltar en las raciones por eso también pedimos para picar una Cazuela de huevos con patatas, jamón y trufa, y su afamado Huevo Escocés que son huevos de codorniz envuelto en carne picada, morcilla y frito en pan, ojo que son una bomba. De los segundos tengo que destacar el espectacular Tartar de Atún Rojo con vinagreta de Chile, jengibre, aceite de sésamo y chips won ton, riquísimo. Otro punto a favor de La Pilla son sus carnes. ¿Quién me iba a decir que en la calle Almagro pudieras encontrar en un restaurante con cocina de mercado que me sorprendería por sus carnes? Pues sí, y hechas en horno de brasa.

Carne Tomahawk

Carne Tomahawk

Probamos un espectacular T-Bone y un Tomahawk, es decir un corte de lomo bajo y otro de lomo alto, y sin palabras. Ideal para los amantes de la buena carne. Y no nos podemos olvidar de sus creativas hamburguesas como la de cordero, con sabor a kebab, y de pato y también acaban de lanzar la de lobster, es decir de langosta, aunque esta última no la probamos pero promete. Todas ellas vienen acompañadas de patatas caseras. Para finalizar, nos sacaron unas increíbles tartas de postre que no sabría con cual quedarme de las tres, asique lo dejo en vuestras manos: Zanahoria, Red Velvet o Calabacín. En este caso es como si te preguntan: ¿a quién quieres más a papá, mamá o a tu hermana? Pues lo mismo con las tartas.

Postres: Zanahoria, Red Velvet y Calabacín

Postres: Zanahoria, Red Velvet y Calabacín

Además la Pilla  no sólo destaca sólo por su comida –con un precio medio de 30 euros- ni por su decoración cosmopolita, sino que también uno puede disfrutar de uno de sus súper cóctails para animarse a partir del jueves y durante todo el  fin de semana, de hecho nada más entrar por la puerta, en su pared de pizarra puedes ver los cóctails recomendados del día. Si quieres pasar un rato divertido con los amigos, comer bien y variado, y poder ponerle un broche de oro a la quedada con una copa, La Pilla es tu sitio en Madrid.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes