Por Mesade2

4 Diciembre, 2014

0 Comentarios

RESTAURANTE LA VILLA. COCIDO Y POSTRES CON SABOR A TRADICIÓN EN EL ESCORIAL

Como si comieras en casa, así es el restaurante La Villa de El Escorial. Antonio y Sole te miman como uno más de la familia. Ya son 27 años los que Antonio lleva preparando cocidos, y demás manjares, desde que abrió su restaurante en plena sierra madrileña. Empezó con su hermano y ahora su mujer y su hija le acompañan entre fogones.  Nos recomendó el sitio un compañero del trabajo: “Sin duda, es el mejor cocido de la sierra”, y allí que fuimos a probarlo. Si os animáis a ir en fin de semana lo mejor  es que reservéis, así lo hicimos en @mesade2  aunque esta vez fuimos 4. 

Ensalada y guindillas

Ensalada y guindillas

Es un cocido (22 euros por comensal) en tres golpes: la sopa, los garbanzos y la verdura y por último la carne. Todo ello acompañado de un platito de guindillas verdes y cebolletas. Os aseguramos que no vais a salir con hambre. La sopa está espectacular, suave pero con mucho sabor a tradición. Te dejan el cuenco en la mesa asique puedes repetir (nosotros lo hicimos, no nos pudimos resistir). Luego llega el segundo golpe con los garbanzos castellanos de Fuentesaúco (Zamora), con denominación de origen y de hollejo casi imperceptible, acompañados de patata, zanahoria, repollo rehogado, judías verdes y bola. El tercer y último golpe llega con el morcillo y la gallina por un lado; el tocino, el chorizo y la morcilla por otro, y el jamón y el hueso por otro. Cuando crees que no puedes más… puedes, y es que cómo vas a dejar de probar los postres caseros que Antonio prepara. El postre del día eran las peras al vino que nos dejaron sin palabras de lo buenísimas que estaban y que eran lo más ligerito de entre todos los dulces. 

Sopa de cocido

Sopa de cocido

También probamos y que quitaban el hipo: arroz con leche y la tarta de queso que la acompañaron con mermelada de arándanos o con pasta de membrillo que Antonio hace con la fruta de la zona.  Si queréis pasar un día en un enclave natural, donde huela a sierra y leña, y además comer bien, tenéis una cita ineludible en La Villa de El Escorial. Si luego además queréis bajar el cocido podéis dar un paseo por el municipio o ir a San Lorenzo de El Escorial que está a 5 minutos en coche. 

 

Por sus baños le conoceréis… un baño típico de un restaurante tradicional de sierra: con cenefa en colores colores rojizos. Reformado y con olor a limpio. Un baño como de los de antes que no son modernos porque no van con el restaurante pero son acogedores.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes