Por Mesade2

19 Febrero, 2015

3 Comentarios

RESIDENCIA REAL DEL CASTILLO DE CURIEL. LECHAZO DE ENSUEÑO EN UN MARCO ESPECTACULAR

Gracias al contacto de la Agencia de Comunicación “21doce” (@21doceComunica)  y en concreto a Sandra Estévez,  mesasde2 (@mesadedos)  decidimos a coger el coche e irnos a tierras de vino, donde se está celebrando hasta el día 1 de Marzo las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero. Dentro de las 7 opciones de restaurantes que ofrecen en 3 poblaciones diferentes, nos dejamos guiar por el consejo de Sandra e ir en busca de un lechazo al estilo tradicional en un lugar de impresión.

A tan sólo dos horas de Madrid, pasando por grandes campos de vides, llegamos a Curiel de Duero (Valladolid) y en seguida pudimos ver coronando este pequeño pueblo su precioso castillo. Sobre el 2003 los propietarios actuales encuentran un castillo que apenas se sostiene en sus 4 paredes exteriores y deciden acometer unas obras que finalizan sobre el año 2007, muy supervisadas por Patrimonio Nacional.

Pastel de Lechazo con Salsa Rosa

Pastel de Lechazo con Salsa Rosa

Para llegar al salón del restaurante atraviesas varias estancias donde pueden deleitarte con mobiliario que te teletransporta a épocas donde el castillo estaba en su plena vida. Nos cuentan que el propietario es un amante de las antigüedades y que el mobiliario de todo el castillo ha sido adquirido en diferentes anticuarios del país.

En un salón amplio, con paredes de piedra que te recuerdan donde estas, en un castillo mágico, finalmente nos sentamos expectantes de probar el menú que, previamente hemos seleccionado por las jornadas del lechazo, nos ofrecen en este lugar. El precio aquí como el cualquier restaurante participantes de esta Jornadas, es de 32€/persona que viendo la calidad del vino y de la comida està muy bien ajustado.

Nada más sentarnos nos traen un vino especial, VIEJO COSO 2006. En su etiqueta figura la denominación de Crianza pero nos llama la atención que especifica que es criado durante 30 meses en barrica. Además la particularidad de este gran vino, es que desde el Castillo puedes ver donde madura este  que no es otro sitio que entre los muros centenarios de la antigua Iglesia de San Martín, S.XII.

Castillo de Curiel

Vino Viejo Coso 2006

 

Nos explican que por cuestiones de estrategia comercial de venta la denominación de Crianza hace más fácil su venta, cuando claramente el vino es un Gran Reserva.

Como primer entrante nos traen un Pastel de Lechazo con salsa rosa. Toda una sorpresa por su suavidad en boca que te hace recordar el pastel de cabracho, delicioso. Como segundo entrante antes del lechazo nos sirvieron un Revuelto de Jijas en tosta de pan. Las jijas para el que no lo sepa no es otra cosa que la carne de cerdo picada para hacer chorizos. En este caso estaba rico pero quizás el plato trajo demasiado aceite que  soltaba la propia carne. Echamos en falta un poco de cuidado a la hora de presentar este plato. Y llego el protagonista principal, cuarto de Lechazo asado acompañado de ensalada. Por ahora después de probar muchos lechazos, MANNIX en Campaspero (Valladolid) se llevaba el primer premio bajo nuestra opinión, pero tenemos que decir que hay un serio competidor que iguala, y dudamos si supera, al lechazo probado en dicho restaurante de la misma provincia. La Residencia Real del Castillo de Curiel hace un cordero que se deshace en la boca, con delicioso sabor y perfecto en su punto de asado.

Cuarto de Lechazo

Cuarto de Lechazo

Todo esto acompañado de una ensalada simple pero deliciosa, con una lechuga, tomate y cebolla que saben a lo que te comes. Estamos cansados de comer ensaladas que el tomate ni huele ni sabe, por no hablar de las lechugas. Todo un manjar que acompañado del entorno y el vino hace que la experiencia sea inolvidable.

Flan de Cafè

Flan de Cafè

Para cerrar la velada, de postre nos trajeron un Flan de Cafè, muy conseguido en sabor y textura que acompañando al café de puchero y la crema de orujo pusieron la guinda final a una experiencia que os recomendamos al 100%. Eso si daros prisa que quedan un par de fin de semanas solo si quereis aprovecharos de menú de las jornadas. Nosotros volveremos a comer, dormir y bañarnos en la piscina de su azotea con vistas a los viñedos de la zona. Quien da màs por tan poco?

 

Por sus baños le conoceréis….. Tras atravesar un patio que te da que pensar de còmo se estarà en verano tomando algo en ese lugar tan mágico, llegas a dos puertas de madera donde te reciben el Rey y la Reina del castillo. Son dos marionetas que identifican cada baño colgadas de las puertas de estos. Nos encantò este guiño que te hace saber dònde estàs. El baño limpio, colorido sin mucho màs detalle que el de una cenefa alrededor del espejo que le da viveza y alegría al espacio. Nos quedamos sin duda con el detalle “Real”.

 

RESIDENCIA REAL DEL CASTILLO DE CURIEL

Castillo de Curiel s/n. Curiel de Duero (Valladolid)

http://www.castillodecuriel.com/

Si te ha gustado, compártelo

Escapadas