Por Maria Hernando

12 Enero, 2016

0 Comentarios

TRUFBOX. TRUFAS DE LA TIERRA A TU MESA

Hace tiempo que no vivíamos una experiencia gastronómica tan completa e increíble como la de Trufbox. Una propuesta ambiciosa e innovadora en la que en tan sólo 24-48 horas puedes tener en tu domicilio la trufa negra fresca que tú elijas muy bien empaquetada en su caja, directamente recogida de truferas de las provincias de Soria, Navarra, Teruel, Huesca, Burgos o Zaragoza, la zona que más te guste.

Y todo ello a través de la web  www.trufbox.com donde podrás adquirir este exquisito manjar a tu medida (de 30, 50 y 100 gramos) con la garantía de que tendrás un producto con la máxima frescura y a un precio muy competitivo. Y es que, en la actualidad, está habiendo mucho intrusismo en el sector de la trufa ya que es un producto muy complicado de adquirir en el mercado si no es en conserva o envasado.

Isi y Javier de Encitruf cazando trufas

Isi y Javier de Encitrf cazando trufas

Nosotros conocimos Trufbox a través de sus viveros Encitruf de Soria. Allí nos esperaba la gran protagonista de la jornada, Isi, una perra trufera que hizo las delicias de todos los allí presentes, junto con su dueño Javier, y que encontró varios ejemplares de trufa negra debajo de los encinares por los que rastreó con mucho tesón. Enhorabuena Isi. Y es que las trufas que cazó (que no coger) Isi son las que luego te llegarán a tu casa para ser cocinadas, es decir, de la tierra a la mesa, todo un lujo.

Una de las trufas que cazó Isi para Trufbox

Una de las trufas que cazó Isi para Trufbox

Es interesante que sepáis que Trufbox surge de la iniciativa de tres jóvenes emprendedores que se unieron teniendo en cuenta los 3 sectores estratégicos a los que se dedican: Jaime Olaizola, cofundador de IDForest (empresa de bio­tecnología aplicada), micólogo y especializado en el control y mejora de la producción de trufa negra, lleva desde el año 2000 trabajando en el ámbito de la trufa y da rigor científico al control de calidad de la misma; David Francés, cofundador de Codesian (empresa de desarrollo informático). Representa la innovación en TIC´s aplicada a diferentes productos del bosque; y Sergio Labanda Sánchez, Ingeniero Agrícola y copropietario de una plantación trufera de 11 hectáreas en la provincia de Soria, en la que aplica los procesos más innovadores para obtener trufas de la máxima calidad y aroma. Tres fuera de serie a los que se les nota que les encanta lo que hacen.

Después de la estupenda jornada que realizó Isi, nos fuimos con la recolecta de trufa negra a una pequeña cocina que tienen en Encitruf, allí nos esperaba una gran sorpresa. Y es que Elena Lucas y Diego Muñoz, chef y sumiller de La Lobita, restaurante galardonado con 1 estrella Michelín y ubicado en Navaleno (Soria), nos estaban preparando un Huevo con parmentier de patata y trufa rayada, un bocado exquisito. Y es que ambos son expertos en extraer el máximo aroma de las trufas frescas y colaboran con el proyecto Trufbox elaborando sencillas y prácticas recetas para hacer en casa a que cuelgan en la página web de este nuevo proyecto.  Un plato que acompañamos con un pedazo de vino: Primordium, un Ribera del Duero con 95 puntos Parker.  Y es que este singular vino marida de manera excelente con los platos en los que la trufa es la protagonista. Y es que Manuel del Rincón co-fundador de Bodegas Marta Maté y co-creador de este vino, al que también pudimos conocer en la visita, también es partner de este proyecto que va a dar mucho de qué hablar.

Plato de la Lobita maridado con Primordium

Plato de la Lobita maridado con Primordium

Durante la jornada nos explicaron curiosidades de la trufa negra que es un aromático hongo subterráneo que toma su nombre por su similar aspecto con las trufas de chocolate. En comparación con otros hongos, no se pueden cultivar como los champiñones puesto que necesita la colaboración de una encina para fructificar. Las trufas crecen debajo de la tierra a unos 15 cm de la superficie, para encontrarla es necesario usar perros, como Isi, que detectan su aroma y nos marcan el lugar exacto donde están.

El aroma de la trufa fresca es muy intenso y desaparece total­mente cuando la trufa se procesa, se envasa o se cocina a más de 60ºC. Por tanto el uso idóneo es en fresco, lo que dificulta su comercialización ya que deben pasar muy poco tiempo entre el día en que el perro las detecta, se extraen de la tierra y el momento en que llegan a nuestra cocina. De hecho, como nos explicaron, la valía de la trufa reside sobretodo en su aroma, y es que su olor “trufa”, ¿y a qué me refiero con ello?, pues que si dejas una trufa al lado de un plato graso (mantequilla, huevos, aceite…) acaban cogiendo su aroma. Nosotros lo hemos probado y es una pasada. Desde que conocimos Trufbox, nos hemos hecho unos huevos trufados con patatas y un par de risotti con mantequilla trufada.

Huevos camperos Trufados de Trufbox

Huevos camperos Trufados de Trufbox

El broche de oro de la jornada fue acabar en el restaurante Los Villares de  Lourdes Cascante, propietaria y chef del restaurante, profunda conocedora de las diferentes variedades de setas y su aplicación a la cocina, así como de la trufa.  Otro gran restaurante de esta provincia, que también colabora con Trufbox, donde pudimos degustar entre otros: un magnífico queso curado con aceite de trufa,  unas tostas de ibérico con rayadura de trufa, unas croquetas de setas y trufas… unos manjares riquísimos.

Patata con Huevo y trufa de Los Villares

Patata con Huevo y trufa de Los Villares

Si quieres sorprender a alguien especial y hacer un regalo diferente y original Trufbox es lo que buscas. Y es que una trufa al fin y al cabo es como una joya pero además se puede compartir y comer en pareja, familia y amigos.

Si te ha gustado, compártelo

Escapadas