Por Mesade2

10 Noviembre, 2016

1 Comentario

Rita La Cantaora. Leganés quiere ser de primera

Rita La Cantadora es el restaurante que necesitaba Leganés. Ideal para picar, comer en familia o de copas por la noche. Con un carta muy variada, creativa y para todos los gustos

Rita La Cantaora es uno de los argumentos para poder gritar a los cuatro vientos que “el Sur existe” gastronómicamente hablando. Y es que no sólo en el centro de Madrid encontramos restaurantes creativos, con calidad y que nos sorprendan, como es este caso, merecedor de un pequeño viaje de tan sólo 15 minutos desde el centro de la capital para conocerlo.
En la actualidad, conocemos maravillas como Goceco en Fuenlabrada o La Uva Negra en Getafe para los inquietos gastronómicos del sur de la Comunidad de Madrid al que ahora tenemos que sumar un nuevo punto de encuentro en Leganés como es Rita La Cantaora.
Desde hace seis meses, en el número 43 de la calle Juan Muñoz del municipio “pepinero”, se ubica un nuevo restaurante que respira aires frescos que cuenta con una decoración vintage muy cuidada obra de Marta Banus, responsable de estilosos locales como Le Cocó o El Columpio. Rita La Cantadora es un establecimiento dividido en dos plantas: la baja más luminosa y la superior ideal para la noche en tonos más oscuros. Un espacio pintado en tonos pastel y zonas en las que predomina el papel pintado, con mesas de madera y una variedad de sillas que van desde las típicas de aluminio hasta las típicas vintage forradas en tela de flores que podrías encontrar en la casa de tu abuela.
Rita La Cantaora ofrece un menú diario por 11,50 euros y los viernes y sábados, a partir de las 23:00 h es una opción ideal para tomarte una copa amenizada por la música en directo de un DJ. Durante los turnos de comidas disfrutarás de un ambiente muy agradable con un hilo musical de gran calidad nada invasivo que se agradece para facilitar la comunicación y amenizar el momento.

Sardinas con puré de mango y aceitunas negras

Sardinas con puré de mango y aceitunas negras

En Rita La Cantaora encontraremos una cocina clásica con toques innovadores en la que el chef Juan Manuel aporta su propia seña de identidad en la mayoría de los platos. Nosotros optamos por probar una selección de medias raciones para degustar una mayor variedad de platos y tener una visión lo más amplia y significativa posible de la propuesta gastronómica que ofrece el local.
Comenzamos con unas Sardinas con puré de mango y aceitunas negras. Nos alegra que esta materia prima se encuentre en muchos de los restaurantes a los que vamos porque nos encantan. El toque diferente que nos encontramos en este caso nos gustó mucho al dar un trato al producto como nuestras madres hacían con los boquerones en vinagre. Un sabor muy especial que se le une el ideal toque del mango y un tapenade de aceituna que hacen de este bocado una recomendación imprescindible.
Destacamos también las Gyozas crujientes de oreja y salsa brava. Soy un fan confeso de la oreja y sentir el sabor de este producto, protagonista de muchos bocatas de mi adolescencia, con una salsa brava de las que ya en pocos sitios se encuentran, me produjo un flashback al pasado y una sonrisa burlona que fueron claras señales del acierto de este plato. Detalle curioso a detacar las pinzas de bambú que acompañan a las gyozas que te facilitan el poder comerlas. También probamos las Gyozas de rabo de toro con soja y curry rojo pero nos quedamos con las de oreja.

Cocotte de huevo, cebolla y gorgonzola con pipirrana

Cocotte de huevo, cebolla y gorgonzola con pipirrana

De obligada cata en Rita La Cantaora son sus Guao – Baos. Para empezar el pan de bao es elaborados por ellos mismos en el horno que tienen en el restaurante y es de los mejores que hemos probado. El Bao de Panceta, cebolla y rúcula nos sorprendió mucho. Esperábamos algo contundente por la potencia de la panceta pero muy lejos de lo imaginado nos encontramos con un bocado muy suave, con una textura sorprendente y un evidente trato supremo de la materia prima. Acierto del toque sutil que aporta contraste con la salsa teriyaki.
También os recomendamos que probéis la Cocotte de huevo, cebolla y gorgonzola con pipirrana, un plato con mucho contraste de sabores y texturas y que para terminar la experiencia os decantéis por la Espuma de Yogur, migas de chocolate y mango estofado que es un perfecto broche de oro para esta visita gastronómica que oscila entre 25-30 euros/persona… porque amigos “el Sur existe” con Rita La Cantaora.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes