Por Mesade2

1 Junio, 2015

1 Comentario

RESTAURANTE YAYO DAPORTA. COCINA GALLEGA ACTUALIZADA

Cuando vemos que un pequeño pueblo como Cambados, de apenas 14.000 habitantes, consigue ponerse en el mapa nacional gracias a un nombre, a un cocinero, en este caso por su presencia mediática televisiva, como Yayo Daporta apreciamos la importancia que tiene la gastronomía más allá de lo superficial. Cambados es un pequeño pueblo pesquero perteneciente a Pontevedra, en medio de las Rias Baixas, donde se respira tranquilidad en sus calles y de no conocerlo, ni se te pasaría por la cabeza que ningún restaurante de este municipio pueda ofrecerte platos de tanta calidad y creatividad juntas.

Y es que Yayo Daporta nació en Cambados y creyó desde el primer momento en crear su cocina en el lugar que le vio nacer. Fue uno de los cocineros más jóvenes en conseguir la Estrella Michelín, con 33 años. El chef se formó en la Escuela de Hostelería de Santiago, pero al acabar decidió trabajar en el negocio familiar de cultivo de marisco de la ría de Arousa. A los 27 años empezó su carrera profesional como cocinero y en Madrid, en Casa Solla, Yayo Daporta encuentra su corriente creativa. Estuvo unos años trabajando en restaurantes fuera de Madrid donde absorbió lo positivo de sus cocinas y es a su vuelta a la capital, en el Restaurante Amparo, donde da un paso más en su creatividad ante los fogones. Con toda esta trayectoria, Yayo decide volver a Cambados y en el 2005 abre en su pueblo natal su propio restaurante, y es en 2008 cuando consigue su reconocimiento con la Estrella Michelín que aún mantiene en la actualidad; ya en 2015 estrena su segundo Sol Repsol.

Y hasta allí llegamos nosotros, hasta Cambados, a través de una banderola localizamos el restaurante Yayo Daporta donde encontramos una casa hecha de piedra y comprobamos cómo se fusiona lo tradicional y lo moderno con tan sólo pisar la entrada. Allí nos recibió Esther Daporta, que se encuentra al frente de la sala y la bodega. La sala es pequeña, dividida en dos estancias. Con un aforo de unas 40 personas destaca por la decoración moderna con múltiples cuadros en todas sus paredes. Nos llamó la atención que sin estar lleno el restaurante notamos que la sala era bastante ruidosa, pero debe ser una cuestión derivada de la acústica de la sala.

En la carta ofrecen varias opciones, desde un Menú Degustación por 50€ compuesto de 8 platos y otra opción de Menú a la Carta por 45€. Decidimos coger la segunda opción para poder probar cuantos más platos mejor, ya que te dan a elegir de la propia carta dos primeros platos, un segundo y un postre. A la hora de los vinos hay tres opciones de maridaje. El menú de vinos de Cambados, 3 vinos de la zona de Cambados por 16€. El menú de vinos de Galicia, 5 vinos de las diferentes denominaciones de origen gallegas, y por si quieres ser algo más aventurero y probar 7 vinos de origen desconocido, 30€ es su precio. Nosotros optamos por beber algunas copas sueltas, que también ofrecen en carta, para poder conducir en plenas facultades después de la comida. Nos decidimos por un Blanco Godello Louro 2013 Valdeorras y a la hora del Tinto nos decidimos, con la recomendación de Esther, por un Eidos Ermos 2011 Ribeiro.

Dúo de Terrina de foie-gras, con queso de Arzúa y calabaza caramelizada y con raviolis de membrillo relleno de yogur

Dúo de Terrina de foie-gras, con queso de Arzúa y calabaza caramelizada y con raviolis de membrillo relleno de yogur

Comenzamos con los primeros platos seleccionados con un Dúo de Terrina de foie-gras, con queso de Arzúa y calabaza caramelizada y con raviolis de membrillo relleno de yogur. Perfecta presentación y diferencia increíble de sabor entre las dos composiciones. El foie con queso intenso por el sabor del queso y perfectamente fusionado con lo dulce de la calabaza. Y en el otro bloque de foie increíble el ravioli de membrillo, perfecta ejecución y sabor que recordaremos mucho tiempo.

Sardina del xeito ligeramente asada con el fondo de empanada

Sardina del xeito ligeramente asada con el fondo de empanada

Seguimos con Sardina del xeito ligeramente asada con el fondo de empanada. Desde la Real Conservera Española nos traen a la mesa una sardina que te deja boquiabierto. Acompañando esta maravilla el “cerebro” de una gran empanada. Curiosidad de los cubiertos que son comestibles de torta de maíz. Una pasada y riquísimo no, lo siguiente.

Ceviche de Ostras de cuerda de cambados

Ceviche de Ostras de cuerda de cambados

Turno del Ceviche de Ostras de cuerda de cambados (marinada con cebolla roja, cilantro, jugo de lima y jengibre). Cada bocado que introducíamos en la boca era como saborear un “suspiro” de mar. El marinado de las ostras más que acertado con un toque acido aportado por la lima y el jengibre.

Vieira de cambados a la gallega versión 2014

Vieira de cambados a la gallega versión 2014

Y no pudimos resistirnos a probar la Vieira de cambados a la gallega versión 2014. El sabor de la Vieira es el resumen de lo que en Yayo Daporta puedes encontrar. El mejor producto, el mejor sabor, el retrogusto de cada bocado que hace que huelas y cierres los ojos para percibir todas las sensaciones que Yayo consigue transmitir.

Cocotxas de Merluza al Pipil con Tocino Ibérico y Guisantes Tiernos

Cocotxas de Merluza al Pipil con Tocino Ibérico y Guisantes Tiernos

Turno de los segundos platos. María escogió las Cocotxas de Merluza al Pipil con Tocino Ibérico y Guisantes Tiernos. Un pilpil muy conseguido con unas cocochas extrasuaves –a María le chiflaron- e intensas de sabor en boca. Los guisantes frescos, como siempre, una delicia y un privilegio.

Lubina de Anzuelo asada, con sus Huevas estofadas y Crema de guiso de pescado

Lubina de Anzuelo asada, con sus Huevas estofadas y Crema de guiso de pescado

Y yo que soy carnívoro total, tuve profundas dudas pero estando en zona de puerto marino me decidí a probar un pescado, Lubina de Anzuelo asada, con sus Huevas estofadas y Crema de guiso de pescado. ¡Bendita duda y bendita decisión! Impresionante lomo de lubina que unido a la crema y ese “caviar” hecho con sus propias huevas me hizo disfrutar como un enano. Genial plato, genial ejecución.

Sopa de chocolate blanco con helado de frutos rojos y galleta de sésamo

Sopa de chocolate blanco con helado de frutos rojos y galleta de sésamo

Para terminar nos decidimos por un par de postres, Sopa de chocolate blanco con helado de frutos rojos y galleta de sésamo y, Crema de leche frita, arroz con leche caramelizado y helado de turrón. Ambos postres estaban ricos pero no destacaban mucho en sus sabores, si en su elaboración por lo que quizás esperábamos que nos sorprendieran más.

Si estáis por la zona de Pontevedra y os gusta la cocina que cuida el producto y la originalidad, no dudéis en desviaros hasta Cambados y conocer la casa de Yayo Daporta que por cierto, no seguirá en el programa que le hizo popular en su próxima edición así que quizás tendréis más oportunidad de verle en el restaurante, como nos ocurrió a nosotros. Una persona muy sencilla, con apariencia de tímido y muy preocupado porque nos hubiera gustado su cocina.

Por sus baños le conoceréis….Atravesando la sala de comidas y dejando a la izquierda la bodega, donde podemos ver los vinos y su precio al público, por si decides adquirir alguna botella, nos encontramos con un distintivo de sexos original señal de que vas a entrar en un baño moderno, un poco en sintonía con la decoración del resto del local. Lo siguiente que ves es una puerta con tres ojos de buey de diferentes tamaños en un blanco opaco que rompe el marrón oscuro de la puerta. Enseguida notas la presencia de cuadros que llaman la atención. Se tratan de imágenes en blanco y negro de lo que parece ser una exposición en la que hay diferentes modelos de ambos sexos en un desnudo integral, curiosos cuadros que rompen un poco la tipología de cuadros del resto del restaurante. Nos gusta que nos sorprendan y estos cuadros lo hicieron. En las paredes predominan dos colores, gris ceniza de las baldosas y marco del espejo y el blanco de la parte superior de la pared. Rompe lo sobrio de los colores del baño el lavabo de color rosa con grifería plateada. Jabonera de mano y toalla de un uso al lado del grifo. Quizás deberían plantearse poner las toallas en alguna caja o cesta donde quede algo más elegante y cuidado como en el resto del baño.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes