Por Iván Martín

4 febrero, 2015

1 Comentario

LA PEQUEÑA GRANÁ. “DEJÁ VU” GRANAINO EN MADRID

En el barrio de Arganzuela, en el 124 de la calle Embajadores se encuentra esta tapería al estilo propio de cualquier bar de la ciudad andaluza que da nombre al local, La Pequeña Granada.Y es que el nombre le viene al pelo porque una vez que estás dentro, todo recuerda a la ciudad que es observada 24 horas al día por la Alhambra. Los camareros, las tapas y la “milno” o la “verde”, si esa Alhambra reserva que se caracteriza por su casco de un color verde oscuro, que todos los que la hemos probado sabemos de su sabor cuando entra bien fresquita, que es como la ponen aquí.

Conocimos La Pequeña Granada porque vivimos muy cerquita y cada vez que pasábamos por la puerta, ya fuera por la tarde o por la noche, en invierno o verano, estaba siempre lleno y con un ambiente muy joven. Nos llamó la atención porque más cerca de Madrid Rio si que los bares suelen estar llenos pero este, aunque no muy lejos, no está en el “epicentro” del ocio de la zona. Así que un día nos decidimos a entrar y conocer que secretos encerraba.

Tapa de rabas a la andaluza

Tapa de rabas a la andaluza

Nos cuenta David, uno de los 3 socios de esta tapería, que lleva abierto desde el 2009. Nos confiesa que sólo uno de los tres es andaluz pero que los otros dos han sabido captar la esencia de lo granaino y así lo vives cuando llevas un minuto dentro del local.

Lo primero que te encuentras es una barra en forma de “L” y bastante gente. Hay que tener paciencia porque aunque las características del lugar invita a quedarse un buen rato, hay bastante rotación de clientela. Todo el que haya ido a Granada sabe que en muchos bares de la ciudad con tu consumición te dan la opción de escoger entre una serie de tapas de forma gratuita 22 diferentes entre las que elegir. Hay un par de condiciones: Si sois 3 o menos, tenéis que coger la misma tapa y si son un grupo de más de 3, podéis coger máximo 2 tapas diferentes. Disponen de pan para celiacos y si alguna tapa te ha gustado mucho o simplemente quieres probar alguna más de su lista, por un euro puedes pedir la que queráis.

Chipirón a la parrilla

Chipirón a la parrilla

Además disponen de una carta de raciones y bocadillos muy interesantes. Nosotros optamos por pedir un par de rondas, escogiendo las Rabas de calamar a la andaluza y en el segundo “round” nos decantamos por el Brioche de queso azul con caramelo de cebolla. Os recomendamos sin duda esta tapa a todos los amantes del queso. Como detalle repetimos y nos comimos los dos de la tapa y otros dos más que pagamos aparte. Mientras nos comíamos la tapa correspondiente a nuestras consumiciones nos trajeron la ración que pedimos para complementar las tapas. Como en la mayoría de sus raciones te dan opción de media ración optamos por media de Chipirón a la parrila con ajoperejil y crujiente de cebolla, exquisito y en el punto perfecto de parrilla. A modo orientativo nos dimos este pequeño homenaje por 16€ dos personas.

 

Variedad de tapas a elegir

Variedad de tapas a elegir

Como curiosidad nos enseñaron una pared, que nosotros no habíamos caído en el detalle, con todas las listas de tapas que han tenido desde la apertura del local, pues cada 4 meses cambian las opciones de tapas y actualizan la oferta para que los clientes no nos cansemos de probar ”pedacitos” de Graná, eso si las más solicitadas se rescatan y permanecen en la oferta “taperil” del lugar.

El local tiene 2 plantas pero nos comentan que la parte de abajo ya raramente la abrén para el “cañeo” o el “vermut”. Nos muestran la parte de abajo y detrás de un gran Photocall esconden una sala preparada para fiestas de cumpleaños o similar.

Muro de las tapas "RIP"

Muro de las tapas “RIP”

Puedes ver en diferentes lugares del bar en que consisten las tres posibles ofertas donde entra la bebida y comida. Sin duda, si estais paseando por la zona, os recomendamos que subáis un poco y entréis en La Pequeña Granada rinconcito andaluz donde David y Paco os estarán esperando.

Por su baños le conoceréis….. Para encontrar el baño tienes que bajar a la planta de abajo. De camino te encuentras algún cuadro que te traslada a las calles de Granada. Eso es lo que pedimos a los sitios a los que visitamos, que no dejen de buscar el detalle de la visita que la mayoría de los clientes hacemos a este espacio de los bares, restaurantes, etc. En la puerta del baño un cartel que te recuerda donde estás. Y justo encima de la puerta una original bandolera de madera que nos confirma la zona de baños. El baño discreto, limpio, jugando con un alicatado blanco con una cenefa azul. Lo que más nos sorprendió, porque nos pareció una forma de informar sin opción a obviar la información, es que el cartel donde informan de la oferta para celebraciones la tienes justo en frente del urinario o lavabo, de tal manera que si por tu situación o falta de atención no habías visto la información arriba, aquí es imposible no verla. Gran acierto de marketing. Les invitamos a que dentro del baño pongan algún detalle, que nos indique que estamos en un sitio especial, donde por muy poco te dan mucho.

 

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes