Por Maria Hernando

2 Diciembre, 2015

3 Comentarios

VINATEROS 28. EL RESTAURANTE QUE FALTABA EN MORATALAZ

Hay vida (gastronómica) fuera del cogollo central que encierra la M-30. Y si hablamos de Moratalaz es un barrio aún por explorar más allá de los bares cercanos al Alcampo y de la zona de Las Lonjas. Vinateros 28, con su propuesta gastronómica de cocina de mercado, es de esos sitios que te dejan muy buen sabor de boca, de los que sabes que volverás tarde o temprano.

Vinateros 28 es local muy completo con tres estupendos ambientes: una ideal terraza -cubierta en invierno- una tradicional barra con taburetes altos y la zona de restaurante muy moderna en tonos blancos, aunque con poquitas mesas. Tres zonas en las que puedes disfrutar de los riquísimos productos que Antonio, el dueño de Vinateros 28, elige con mucho cariño y mimo cada día para luego elaborar sus propuestas gastronómicas que no dejarán indiferente a nadie, y es que nunca imaginarías que una taberna de barrio apostara por unos platos tan ricos y trabajados como los que aquí ponen. Antonio, que nos atendió durante toda la comida, es el reflejo del éxito de Vinateros 28: un hombre sincero y sensato, como sus productos.

Sardinas marinadas con tomate Raf y salsa de frutos secos

Sardinas marinadas con tomate Raf y salsa de frutos secos

Nos encanta ver cómo la gente disfruta en la barra con su caña, su vino y su aperitivo, o como la zona del restaurante, siendo un día de diario y sin tener menú, está llena y los camareros acomodan a los clientes que siguen entrando en la terraza cubierta. Y es que Vinateros 28 es un restaurante con una clientela fija, que va sobre seguro a comer bien. Le echamos un vistazo a la carta pero nos dejamos llevar por las sugerencias de Antonio. Empezamos con unas increíbles Sardinas marinadas con tomate Raf y salsa de frutos secos que nos conquistaron. Riquísimas y obligadas de pedir si sois amantes de este pescado.

Proseguimos con uno de los platos estrella del local, los Chips de Berenjenas fritas con salmorejo. Ideales las láminas de berenjenas, crujientes y sin exceso de aceite. Se trata de una ración grande genial para compartir entre varios. Se pueden comer solas o mojar en el salmorejo que viene en un tarrito individual. Antonio nos contó que cambian mucho el aceite para conseguir esa textura y ese sabor tan puro a berenjena.

Chips de Berenjenas fritas con salmorejo

Chips de Berenjenas fritas con salmorejo

Croquetas de jamón

Croquetas de jamón

Estupendas y muy ligeras también las alcachofas a la plancha, como os hemos dicho aquí el producto es de la máxima calidad. Las croquetas de Vinateros 28, son esas riquísimas bolitas con una bechamel suave y cremosa con pequeños y sabrosos taquitos de jamón. Muy ricas, también las hay de bacalao. Lo más original es que están rebozadas en panko, un pan rallado japonés, que las da un toque crunchy ideal. Estábamos disfrutando como niños y aún nos quedaban los platos principales.

El primero que probamos es un plato nuevo en carta, se trata de un Magret de pato con salsa de frutos rojos, ideal el pato, quizás un pelín más hecho de al punto pero exquisito de sabor. Y como broche final, uno de los platos más aclamados del local y con razón, el Rabo de Toro que viene completamente deshuesado y con unas patatas caseras cortadas en dados que quitan el sentido.

Rabo de toro

Rabo de toro

La carne es tierna, suave, se deshace en la boca… vamos, un platazo en toda regla, podríamos decir que de los mejores que hemos probado en Madrid. Si ya le ponen un poquito más de salsa para hacer nuestros aclamados barquitos… nos desharíamos del gusto. Cuando pensábamos que ya no podía haber nada más rico que el Rabo de Toro, nos trajeron dos postres que quitaban el sentido: un espectacular Tatín de manzana y un Tiramisú que me recordó al que hago yo casero asique imaginaros como está.

Tiramisú casero de Vinateros 28

Tiramisú casero de Vinateros 28

Vinateros 28 es un restaurante de sensaciones, de ricas sensaciones. Con un precio medio de 35 euros y una calidad superior, con una amplia carta donde poder elegir y satisfacer los gustos culinarios de todos con entrantes variados, ensaladas y productos de la huerta, pescados, carnes e ideales postres. También dispone de una extensa carta de vinos. Un sitio donde ir con los amigos, la familia o la pareja en cualquier ocasión. Nosotros ya avisamos que volveremos.

 

Si quieres conocer el baño de Vinateros 28, pincha aquí.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes