Por Mesade2

29 Marzo, 2017

0 Comentarios

ACEITUNAS. LAS 101 POSIBILIDADES DE COMERLAS

Receta con Aceitunas

Negras, verdes, con o sin hueso, gordal, rellenas de pimiento, con sabor anchoas… Son muchas las formas en las que nos encontramos las aceitunas, también conocidas como olivas. Y es que el fruto del olivo es ideal como aperitivo por pero hoy os quiero descubrir sus variadas y originales formas de cocinarlas y comerlas además de contaros porqué las aceitunas son mi amor de la infancia.

Tengo que comenzar estas líneas rindiéndole un homenaje a mi madre que ha sido la que me ha inspirado para escribir este post dedicado a las aceitunas. Y es que mi madre, mundialmente conocida como la MIS -por su nombre, María Isabel Serrano, aunque también es apodada así por ser una reportera intrépida e ir a cubrir las noticias más adversas sin bajarse de los tacones, como una auténtica “Miss”- hace unas albóndigas rellenas de aceitunas verdes para quitarse el sombrero. Ella las llama las albóndigas de “Las Bodas de Camacho”. Es una receta con aceitunas muy sencilla, con la que seguro conquistarás a toda la familia y además la puedes poner como tapa o plato principal, tú eliges:

Albóndigas rellenas de aceitunas con salsa de azafrán o Albóndigas de “Las Bodas de Camacho”

Receta con Aceitunas

Para las albóndigas:

500 gr. de carne picada (ternera o mitad ternera/mitad cerdo)

50 gr. de aceitunas verdes deshuesadas

1 pimiento rojo pequeño

3 huevos

ajo

perejil

pimienta blanca molida

sal

harina

 

Para la Salsa:

cebolla

50 gramos de aceitunas verdes deshuesadas

azafrán

aceite de oliva

En un bowl mezclamos la carne con un majado que haremos con el ajo y el perejil y los tres huevos. Añadimos a la mezcla las aceitunas verdes deshuesadas picadas, el pimiento picado y salpimentamos. Dejamos reposar la mezcla y mientras vamos haciendo la salsa en una sartén aparte. Para ello cortamos la cebolla en cuadraditos muy finos y la freímos con aceite de oliva a fuego lento. Cuando la cebolla esté dorada, añadimos dos vasos de agua y cinco hebras de azafrán hasta que el agua vaya consumiéndose y la salsa vaya espesando. Si vemos que se queda muy líquida, añadiríamos una cucharada pequeña de harina.

Ahora, haremos las albóndigas. Cogemos con una cuchara grande la mezcla del bowl, le damos forma de bola con la mano, la pasamos por harina para freírla y cuando esté doradita la vamos dejando en una cazuela. Cuando las tengamos todas añadimos la salsa de azafrán y ya tenemos nuestras Albóndigas rellenas de aceitunas con salsa de azafrán.

Y es que adoro las aceitunas porque en mi casa nunca han faltado. Recuerdo que mi madre cogía las aceitunas gordal, las gordas, las partía por la mitad sin llegar a romperlas y las rellenaba de pimiento rojo de lata y queso de untar como aperitivo los fines de semana… qué recuerdos.

Es cierto que algunas personas creen que las aceitunas son un alimento prohibido cuando quieren bajar de peso debido a su alto contenido de aceites esenciales pero lo que hay que saber es que las aceitunas contienen hasta un 77% de ácido oleico, una grasa insaturada que contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo.

Además, las aceitunas son un alimento lleno de nutrientes saludables y que además son un componente esencial de nuestra rica dieta mediterránea. Además, el contenido calórico de las aceitunas de mesa gira en torno a 150 kcal por cada 100 gramos, cuatro veces inferior a los aperitivos industriales. Por lo que 7 aceitunas tienen un aporte calórico de 37 kcal y la convierten en una aperitivo ideal y saludable.

Insisto con mi madre pero es la persona que nos ha inculcado a mi hermana y a mi la pasión por las aceitunas. Pone aceitunas negras a todo: a las ensaladas, a los guisos, a las ensaladas de pasta… Incluso, hay una cena establecida como típica en mi casa: pizza de aceitunas negras, extra de mozarella y salami italiano… no falla. La aceituna negra es la “reina” de casa de mi madre.

Además, que sepáis que las aceitunas negras tienen un alto contenido en hierro, alcanzando el 45,5% de la cantidad diaria recomendada. Ideal para las embarazadas como yo y las personas que tienen anemia. Para más inri, las aceitunas son fuente de vitamina E y contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Y a vosotros, ¿os gustan tanto las aceitunas como a nosotros?, ¿tenéis alguna receta infalible a base de olivas? Cualquier historia o receta de vuestra niñez a base de aceitunas es bienvenida porque aquí amamos las aceitunas.

Si te ha gustado, compártelo

Gourmet