Por Mesade2

6 Marzo, 2015

1 Comentario

CAÑADIO. UNA JOYA CANTABRA EN MADRID

Cuando Teresa Monteoliva y Paco Quirós  se planteaban al venir a Madrid si funcionaria la fórmula de Cañadío Santander, que lleva más de 30 años de éxito consolidado, tuvieron la valentía de darnos la oportunidad de probar el secreto de su éxito a los que comemos y buscamos para ello sitios de calidad en la capital. Para llevar a cabo este proyecto contaron con una joven pareja de cocineros, Beatriz Fernández y Jesús Alonso, quienes ya habían trabajado en Santander con el “matrimonio Cañadio”.

Como ellos mismos explican, su “cocina es una cocina tradicional rejuvenecida, refinada y escenificada con distinguida sobriedad”. La lista de los ingredientes con los que trabajan son de temporada provenientes en su gran mayoría de la zona cántabra.

@Mesadedos teniá ganas de conocer este restaurante tan vitoreado en Madrid y de la mano de una de sus mayores fan, nuestra gran amiga Maria Potti y Sera, nos invitaron a conocer este lugar. Cuando entras en el local, nosotros fuimos a cenar el sábado, puedes ver que el éxito del lugar hace que esté completo en todas sus diferentes zonas. Por un lado, es el perfecto sitio para un “afterwork” donde tomarte una copa o una cerveza y desconectar de la jornada laboral. La barra del Cañadío es el lugar idóneo donde cada día puedes degustar un buen surtido de pinchos, tapas y aperitivos de gran calidad. Si escoges la opción de cenar más tranquilo, dispones de 2 plantas donde poder deleitarte con todas sus delicatesen que ofrecen en su carta. En la primera planta puedes comer y estar viendo cómo cocinan y en la segunda, por la que optamos considerando que hay mayor tranquilidad y menos trasiego de personal y clientes. En el camino hacia el baño puedes fijarte si vas curioseando un reservado ideal para celebraciones donde se busque una mayor privacidad. Informamos de algo fundamental para este tipo de zonas y locales, disponen de aparcacoches, que la verdad es más cómodo y más barato que un parking de la zona. Recomendamos que cuando hagan la reserva en un restaurante pregunten por este servicio.

Ya sentados, después de escoger uno de nuestros blancos fijos en casa, Marqués de Riscal Verdejo, y probar un queso muy rico como aperitivo, decidimos optar por comer un poco de picoteo, fórmula ideal para probar más cosas. Destacar las ilustraciones que conforman las portadas de la carta de comida y vinos, unas auténticas obras de arte. Un segundo detalle por cuenta de la casa fueron unos Buñuelos de Bacalao y un Chupito de Salmorejo que eran preludio del buen hacer de los platos a probar en esta velada.

Foie con Crema de Castaña y Manzana

Foie con Crema de Castaña y Manzana

El primer plato de los seleccionados dentro su amplia carta fue el Foie con Crema de Castaña y Manzana, exquisito en sabor y textura con dos salsas que hacen del plato un acierto total. Continuamos deleitando al paladar con el Pudin de Cabracho de Roca Homenaje a Juan Mari Arzak. No hemos tenido la suerte de probar la comida aún de la familia Arzak pero este pudding estaba espectacular que al final acabas por caer en la tentación de los benditos barquitos para saborear hasta el último rincón del plato.

Huevo Homenaje Ca`Sento con Foie, Boletus , Trufa y Jugo de Carne

Huevo Homenaje Ca`Sento con Foie, Boletus , Trufa y Jugo de Carne

El siguiente gran acierto fue el Huevo Homenaje Ca`Sento con Foie, Boletus , Trufa y Jugo de Carne. Simplemente ver como traen una buena trufa y empiezan a sacar láminas del caviar de la tierra que se posan sobre el huevo, creemos que lo dice todo sobre el plato. También nos dejó sin palabras asi que os recomendamos apuntar y pedir este plato sin falta si vais a Cañadio Madrid.

Tartar de Atún cortado a Cuchillo, Ensalada de Algas y helado de Pimiento de Piquillo

Tartar de Atún cortado a Cuchillo, Ensalada de Algas y helado de Pimiento de Piquillo

Y llegó el turno del pescado, escogiendo uno de los platos que nos ofrecieron fuera de carta, con un Tartar de Atún cortado a Cuchillo, Ensalada de Algas y helado de Pimiento de Piquillo. Quizás fue el plato que nos dejó menos satisfechos, no está mal ni mucho menos pero opinamos de que el toque del picante, que está muy conseguido y calculado en su justa medida como pedimos, se queda un poco escondido bajo la salsa que acompaña aportando al plato un toque salado quizás demasiado pronunciado a nuestro paladar.

Para poner el broche de lujo a la cena pasamos al postre. Gracias al aviso de nuestra amiga María, en el momento de pedir reservamos un par de raciones de la Tarta de Queso porque normalmente se les suele acabar. Y tenemos que decir que bendita acción previsora porque lo de esta tarta es para ponerlo en luces de neón. El adjetivo espectacular se queda corto.

Tarta de Queso

Tarta de Queso

No hemos probado sin duda ninguna tarta de queso como esta, suave, de intenso sabor y con el retrogusto que te hace paladear minutos después de haber rebañado hasta el último pedazo. Nos atrevemos a decir, y si no es así que alguien nos diga dónde comer una tarta de queso mejor que esta, la tarta de queso de Cañadio es la mejor de Madrid. Por esto y por muchos más motivos que hay que sentirlos y vivirlos en el propio local, nosotros volveremos a disfrutar de los sabores cántabros en Madrid, gracias a la pregunta que Teresa y Paco se hicieron hace años de, funcionaría Cañadio Santander en Madrid. La respuesta es, POR SUPUESTO y por mucho tiempo que esperamos disfrutarlo.

Por sus baños le conoceréis… en la primera planta, a la izquierda justo al lado de un reservado que apenas se avista, pasando por un gigantesco “GRACIAS” en letras talladas en madera, nos encontramos con dos puertas blancas identificadas por un par elegantes figuras en dorado en consonancia con la clase del local. Dentro podemos ver las paredes de gresite con una cenefa a juego decorando estas y una pila de metal cromado sobre un tocador de mármol gris y blanco y un gran espejo rectangular. Como detalle vemos una vela rosa que está a mitad de “vida” y algo que hace mucho que no veíamos, un gran bote de Colonia “Gotas de Oro” por si te quieres dar un toquecillo después de lavar tus manos. Nos gustan baños con este tipo de detalles, como los cuadros en el camino hacia este.

 

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes