Por Iván Martín

7 Marzo, 2017

0 Comentarios

EL FLACO. LA PERSONALIDAD THAI DE ANDY BOMAN

El chef sueco Andy Boman es un apasionado de la cocina tailandesa y ese es el hilo conductor de los platos que encontraréis en El Flaco. Hoy no os queremos hablar de una propuesta típica de fusión thai como a la que estamos acostumbrados sino que queremos acercaros a la particular interpretación que Boman hace de esta cocina y que da lugar a magníficos y sorprendentes platos.

Llevan abiertos desde marzo de 2016. Nosotros fuimos, por casualidad, un día de diario y nos cercioramos que el restaurante ya era todo un éxito. Muestra de ellos fueron las continuas reservas que recibían, el teléfono no paraba de sonar.  Para conocer El Flaco tendrás que acercarte hasta el número 8 de la calle Javier Ferrero, en el barrio de Prosperidad. Una calle que ni por asomo te cogerá de paso pero que os aseguramos que merece la pena el desplazamiento para descubrir este restaurante.

Además, El Flaco está de enhorabuena porque la guía Metrópoli le acaba de dar una mención como restaurante de cocina extranjera de la ciudad. La carta la componen 15 platos que se van renovando poco a poco con nuevas creaciones. El chef nos contó que la cocina del restaurante tiene un tamaño de acuerdo a la extensión de la carta, porque si no no daría abasto en atender las comandas, aunque es verdad que siempre te asegura alguna novedad en carta que te sorprenderá.

Sopa de coliflor y leche de coco

Rollitos de Cangrejos con Verduras Encurtidas y salsa Firecracker

Comenzamos la velada con un aperitivo, una gran declaración de intenciones de la mano de una sopa hecha con coliflor leche de coco, jengibre, lemon grass y unas gotas de aceite de chile. Una sopa deliciosa que perfectamente podría estar en carta y ser un plato que pediríamos en cada visita. Delicioso.

Continuamos con unos Rollitos de Cangrejos con Verduras Encurtidas y salsa Firecracker (salsa de tipo agridulce) que se recomienda comer con la verdura que le sirve de base. Un rico bocado con ese toque especial picantito que representa muy bien la cocina de El Flaco.

Y contaros que por petición popular se están pensando en hacer una noche especial sólo de baos. Nosotros tuvimos oportunidad de probar los Baos de panceta cocida y frita en caldo cantonés. Viene acompañado con chalota encurtida y pepino que le da una frescura a cada bocado que se agradece y que juega con la potencia de la salsa barbacoa japonesa que le ponen. Este bao es, nos atrevemos a decir que, uno de los mejores que hemos probado nunca y si hacen una “noche especial” nosotros nos apuntamos desde ya.

Para degustar algo de carne, optamos por las Brochetas de Lomo de Ternera con crema de albahaca y Aguacate a la parrilla. Muy bueno de sabor pero entre tanta delicia podríamos decir que fue el plato que menos nos entusiasmó.

Vieiras a la plancha con Wakame y salsa citrus Beurre Blanc

Curry verde de Mar con albahaca Thai

Turno de unas ricas Vieiras a la plancha con Wakame y salsa citrus Beurre Blanc. Pero aún nos aguardaba el plato de la noche, un plato de escándalo, el Curry verde de Mar con albahaca Thai. El platazo en cuestión a parte de un curry verde de museo acompañado del correspondiente arroz, lleva chipirón a la plancha, mejillones, navaja, almeja, langostino y corvina. No tenemos palabras para describir tanta explosión de olores y sabores, sólo podemos recomendaros que corráis a llamar para reservar y vayáis a probarlo.

El cierre dulce fue una Creme Brulee de chocolate con helado de plátano apta para los amantes locos del buen chocolate.

Cuentan con un menú ejecutivo a mediodía por 25 euros con bebida y postre. El precio medio de carta es de 40 euros.

Sin duda El Flaco, ya descubriréis el porqué del nombre, es un sitio que es merecedor de una visita, sobre todo si eres amante de la cocina picantona, bien medida, que te deja un sabor en boca que no te será fácil olvidar. Nosotros estamos deseando volver con amigos para probar más creaciones de la mano del Andy Boman. Así que, ¿quién se apunta?

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes