Por Iván Martín

6 Noviembre, 2014

0 Comentarios

TXATEI. UN RINCÓN OCULTO DE JAPÓN

En una nueva aventura gastronómica buscamos una @mesadedos en esta ocasión con ganas de poder comer una de nuestras debilidades, la comida japonesa.  Dejándonos guiar por  las recomendaciones de diferentes paginas especializadas y algunas de ellas directamente de japoneses expertos en la materia nos decidimos por el restaurante TXATEI.  El nombre de este lugar nos lleva a la coincidencia con la grafía “茶亭”, “Cha Tei” que significa casa de té. Y como si estuviéramos en una pequeña y escondida casa de té en el país del Sol Naciente nos topamos con una pequeña puerta, que casi no vemos,  que da acceso a este pequeño restaurante.  Allí nos espera el equipo del gran cocinero osaqueño  Hisato Mori,  tras su paso por  Kabuki Wellington.   El restaurante tiene 11 mesas con un aforo aproximado de 30 personas. En sala nos encontramos con 4 personas que hacen que el servicio sea muy agradable y rápido. El Chef no sale de su cocina para nada, cocina en la que exclusivamente trabaja él.  Como todos los grandes genios  se le ve algo ajeno al mundo exterior y sorprende que cocine con un gorro de lana.

Txatei

A la hora de tomarnos nota, nos llamo la atención que disponen de dos únicas cervezas, personalmente  creo que dos grandes cervezas, Asahi y Mahou, haciendo un guiño a lo español.  Después de ver lo generosa de su carta, nos decidimos por comenzar con unos Makis Neguitoro de Ventresca de Atún con cebollino.  De sabor estaban buenos pero el alga nori nos sorprendió que en boca “rompía” un poco la suavidad del resto de los ingredientes del maki y para nuestro gusto estaba algo dura.. Continuamos con lonchas de Vieira con salsa de miso dulce. Sólo con la presentación ya hacía presagiar que este sería un gran bocado ya que unía la suavidad de la textura de la vieira con el toque algo agridulce que te deja en el paladar una sensación de duda al no saber describir muy bien el retrogusto que te marca, un plato muy recomendable. El siguiente plato fue Sashimi variado con pez mantequilla, toro, rodaballo, chicharro y salmón. Para nosotros el sashimi es lo que diferencia a un gran chef de comida japonesa, un corte perfecto de una muy cuidada materia prima que hace que cada bocado sea una sensación inexplicable.  Y para rematar  decidimos  probar  un  maki recomendado por el chef de Pez Mantequilla flambeado con salsa de Miso hacchou cocido. La técnica del flambeado junto a la suntuosidad del pez mantequilla hace que experimentes una explosión de sabores cuando decides dar el primer bocado. Apuntad este plato si os decidís por visitar este lugar cuando penséis en “comer japonés”.

Txatei

Pez Mantequilla flambeado

Txatei

Lonchas de Vieira con salsa de miso dulce

Llegó el momento de los postres. Decidimos probar las trufas de chocolate con sésamo sobre una base de chocolate caliente que te dan tentaciones de saltarte el protocolo y como sorpresa final, unos Mochis (Pastel de arroz) de Cheesecake. Era la primera vez que encontrábamos un postre japonés tan original. Esto fue algo sorprendente porque al comerlos era como si estuvieras saboreando una gran tarta de queso casera. Lo recomendamos.

En nuestra opinión, de aficionados, y apasionados  ala comida “japo”, es que se queda algo justo en cuanto a las expectativas que puedes crear cuando algunos especialistas lo ponen como uno de los mejores restaurantes de Madrid. Desde @mesadedos lo recomendamos pero no entraría en nuestro Top 5 de “japos” de Madrid.

Por su baño le conoceréis….. y nada especial. Lo que esperas de un espacio, que en algunos sitios no acaban de cuidar como el resto de las salas del establecimiento, tan especial y tan tradicional es que su baño sea del mismo modo. El único atisbo de cultura japonesa es un lienzo de tela con lo que parece ser una ballena.

 

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes