Por Iván Martín

18 Mayo, 2016

0 Comentarios

DOÑA TECLA. UN OASIS CON TERRAZA EN TETUAN

Cuando Alejandra y Jorge decidieron crear este restaurante, no se fijaron en lo que estaba de moda ni en lo que pegaba en la zona, únicamente se dejaron llevar e intentaron crear un espacio donde su gente, sus clientes, pudieran disfrutar de la gastronomía en un ambiente mágico, y así es como nació Doña Tecla.

Doña Tecla tiene cuatro espacios, cuatro rincones idílicos en los que podremos encontrar desde un jardín inesperado, que hará las delicias de todos ahora que llega el buen tiempo, a una zona privada para celebrar eventos de una forma más íntima, una barra ideal para el tapeo y el restaurante donde poder degustar una carta más tradicional. Cuatro ambientes que hacen de Doña Tecla un lugar diferente en donde cada momento puede llegar a convertirse en un recuerdo muy especial. Un sitio del que disfrutas desde que entras hasta que sales y querrás repetir e ir probando sus diferentes espacios.

Su carta, de la mano de su chef Emilio Morales, es reducida pero muy atractiva, de las que te hace dudar qué pedir, ya que todo suena bien, y te apetece probar de todo pero no os preocupéis porque ayudan con la opción de medias raciones en algunos de sus platos. Nosotros tras llegar con un par de recomendaciones decidimos probar una pequeña muestra de su carta con recetas muy creativas y productos frescos de gran calidad.

Optamos por disfrutar de la terraza para la cena que estaba completamente llena y con un ambiente genial para tomar algo con amigos o pareja. La terraza cuenta con 200 m2 con suelos de madera, bambús, olivos, palmeras, nísperos y un sinfín de plantas que te harán sentir en un auténtico paraíso balinés.

Comenzamos con una Ensalada Criolla con Cigalitas, Platano Crujiente y Mozarella con Aliño de Maracuyá. Ensalada fresca y original con un potente aliño que le aportaba mucho exotismo con el sabor del maracuyá.

Taboulé Rojo con brochetitas de Pollo en Salsa Satay

Taboulé Rojo con brochetitas de Pollo en Salsa Satay

Noddles salteados con Secreto Ibérico, Langostinos y Shitakes

Noddles salteados con Secreto Ibérico, Langostinos y Shitakes

El siguiente plato fue un recomendado por cocina, el Taboulé Rojo con brochetitas de Pollo en Salsa Satay. Con este plato hubo consenso entre María y yo como el mejor de la cena. El pollo estaba buenísimo, tierno y jugoso y el sabor de la salsa le daba el punto perfecto.  Palabras y adjetivos superlativos para el taboulé rojo que toma ese color por el toque de remolacha que le ponen. Un plato que sin duda recomendamos a ciegas para los que vengáis a visitar Doña Tecla.

Otro plato que nos gustó bastante fue el de Noddles salteados con Secreto Ibérico, Langostinos y Shitakes con una perfecta combinación de ingredientes y una salsa más que acertada. Y turno de uno de los platos más conocido de Doña Tecla que no es otro que el Tartar de Atún rojo con Aguacate, helado de Wasabi y galleta de Parmesano.  El sabor del atún nos resultó menos intenso de lo que esperábamos y opinamos que  el espectacular helado de Wasabi es lo que más destaca del plato.

Tarta de Manzana con Helado de Vainilla.

Tarta de Manzana con Helado de Vainilla.

Para terminar probamos la aclamada Fina Tarta de Manzana recién hecha con Helado de Vainilla. Os avisamos que tardan un poco en hacerla, asique pedirla cuando estéis terminando los segundos. Pero la espera merece la pena porque es muy fina y está riquísima.

Doña Tecla es un sitio donde volveríamos a picar algo (25 euros/persona), a probar algunos de los platos de su cocina más tradicional con toques de fusión (40 euros/persona), o a tomar una copa con los amigos, pero lo que tenemos claro es que donde sí volvemos, será sin duda, a su terraza que se va a convertir en un must de la primavera y el verano.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes