Por Mesade2

24 Julio, 2015

2 Comentarios

EL PERRO Y LA GALLETA. CATAS EN UN MUSEO CON OLOR A FONTANEDA Y SABOR OTAZU

Hace pocas semanas que el lugar donde hemos merendado tantas veces, hablo de famosa y tradicional Pastelería Hernani, tiene un nuevo inquilino. Y es que acaba de instalarse en el barrio de Salamanca la nueva apuesta gastronómica de Carlos Moreno Fontaneda: El Perro y la Galleta Tras el éxito cosechado con el Bar Galleta en Malasaña, Carlos, nieto del fundador de esta famosa y querida marca de galletas, ha querido rendir homenaje con El Perro y la Galleta tanto a su abuelo como a los canes, por los que siente una gran pasión. Cuando entramos en el número 1 de Claudio Coello, al que le han dado el estilo de casa colonial del S.XIX, sentimos que estábamos en un lugar especial.

Detalles del local

Detalles del local

Nada más realizar una panorámica del lugar te convences de que estás en un museo, un museo lleno de detalles con historia y mucha miga (de galletas, obviamente). Multitud de porcelanas antiguas, vajillas y figuras de perros por doquier, y cajas de galletas metálicas que perfectamente podríamos encontrar en una exposición inédita de la marca. En la parte alta de la pared se puede contemplar otra colección de bastones del abuelo de Carlos que te dejan boquiabierto.

En nuestro caso conocimos El Perro y la Galleta de manera fortuita para vivir el inicio de la Ruta de “Los vinos blancos en gran formato” donde tres restaurantes desde el 20 de julio hasta el 2 de agosto junto a Bodega Otazu ponen a disposición una limitada producción de 30 botellas Magnum (de 150 cl.) cuyo embotellado se lleva a cabo de manera manual y artesanal.

Detalle de porcelana y Magnum de Otazu

Detalle de porcelana y Magnum de Otazu

Con un precio por copa de 2,90 euros, estos vinos también podrán ser degustados adquiriendo la botella entera en cada uno de los restaurantes donde se distribuirá a un precio de 28 euros. Los otros dos restaurantes son El Velázquez 17 y Beker6. Aquí os dejamos nuestra experiencia en Velazquez 17.

En buena compañía comenzamos a degustar un aperitivo en forma de canapé de paté de salmón con mahonesa de soja, bocado grato y fuerte presencia de un salmón muy trabajado. El primer plato que nos dieron a degustar fue probablemente el plato que más nos gustó, la Ensaladilla Rusa con Carpaccio de Gambón, plato que nos pareció redondo para los amantes de las ensaladillas rusas de Madrid. Pura suavidad y con una textura que conjuga perfectamente en sabor con el carpaccio que tan correctamente le acompaña.

Ensaladilla Rusa con Carpaccio de Gambón

Ensaladilla Rusa con Carpaccio de Gambón

A continuación nos pusieron unos Fingers de Pollo con mahonesa y pisto casero. Correctos con poco aceite, cosa que se agradece en este tipo de frituras con una curiosa posibilidad de mezcla con una mahonesa para chuparse los dedos y un pisto que no vemos muy apto para meter el finger. Nosotros directamente nos comimos el pisto solo, por cierto nos recordó al que realiza nuestras madres, delicioso.

Llego el momento croqueta tan habitual en casi todos los restaurantes en la actualidad. En este caso fueron Croquetas de Pato, Chipirón y Bacalao. Vamos por partes para describir cada una. Todas ellas compartían un rebozado diferente con un toque crujiente muy acertado. Las croquetas de pato es algo novedoso o muy poco habitual pero el sabor de pato fue menos presente de lo que esperábamos. La de chipirón muy rica y potente. Y la de bacalao, para una persona a la que no le gusta el bacalao, como es mi caso, es curioso que no se perciba un sabor fuerte como puedes suponer de este ingrediente por lo que consideramos que el sabor tan suave del ingrediente principal hacen que estas croquetas sean también un plato recomendable en El Perro y la Galleta.

Continuamos con un Tatar de Atún Rojo. Fue curioso en este plato que al traer dos raciones parecían un producto diferente. A ser de diferente pieza los dos tartares sabían diferentes y visualmente era bastante extraño. Hay que decir que ambos estaban buenos pero hubo discrepancias en la mesa de cuál de ellos era el mejor. Aconsejamos que si les vuelve a pasar y sirven un mismo plato con importante diferencia tanto en lo visual como en el sabor den una explicación a los comensales para evitar dudas y pensamientos equívocos.

Tacos Mexicanos de Bacalao rebozado con Guacamole, Cilantro y Pico de Gallo

Tacos Mexicanos de Bacalao rebozado con Guacamole, Cilantro y Pico de Gallo

El siguiente plato fue otro de los grandes platos de la noche, los Tacos Mexicanos de Bacalao rebozado con Guacamole, Cilantro y Pico de Gallo. Perfecta conjunción de los ingredientes que daban una jugosidad genial en boca y que junto al sabor de un bacalao de nivel hacen del plato un recomendable para todo el que vaya a este restaurante. Aviso, es APTO hasta para los no amigos del bacalao, doy fe de ello.

Y para concluir antes de los postres nos trajeron un Tiradito de Pez Mantequilla muy delicioso. El toque perfecto del punto acido con un corte del pescado inmejorable y con un sabor en boca potente pero con un retrogusto muy agradable. Sin duda un plato que le ponemos en la lista de los recomendables en este local.

Postres

Postres

En la degustación de postres, el protagonista indiscutible, como no podía ser de otra manera fue la galleta María Fontaneda, nos pusieron tres platos que no dejaron de producir exclamaciones y diferentes sonidos de gusto y placer en la mesa. Tarta de Zanahoria con helado de galleta, Tres chocolates y galleta y helado BRUTAL de galleta. No entramos en más detalles y os invitamos a que visitéis el lugar y seáis vosotros mismos los que juzguéis.

Sin duda alguna os recomendamos visitar El Perro y la Galleta y en concreto que os deis mucha prisa para probar el gran Chardonnay 100% 2014 Magnum de la D.O. Navarra de Bodega Otazu porque hasta el día 2 de agosto tenéis una única y buena oportunidad de maridar un gran vino con una comida muy de producto, honesta y muy canalla. Avisamos que dado el éxito desde su reciente apertura es casi de obligada reserva si no queréis quedaros sin mesa. Precio medio a partir de 30-35 euros.

Si quieres conocer los baños de EL PERRO Y LA GALLETA, pincha aquí.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes