Por Mesade2

25 Mayo, 2015

1 Comentario

EL TRAJIN. RICOS PINCHOS EN PONZANO

En Ponzano, la calle gastronómica de moda, donde a cada tres pasos nacen novedosos restaurantes, encontramos El Trajín, un lugar con encanto con una pensada decoración y donde ofrecen productos creativos y de calidad. Ahí mismo, en el número 1 de la calle Ponzano, haciendo esquina con Santa Engracia, nos espera este nuevo proyecto que desde abril han puesto en marcha los dueños de otros locales como La Contraseña, un restaurante ubicado justo enfrente de este nuevo y que ahora se encuentra entre los más concurridos de la capital. En seguida que entras al local te enamoras de él e intuyes el toque de alguien con muy buen gusto, es el caso del arquitecto Álvaro Oliver Bultó, quien ha incluido una placa testigo de su paso por allí. El Trajín tiene una cuidada decoración con ladrillo visto en las paredes de donde cuelgan diferentes útiles de una cocina tradicional de pueblo.

Detalles del local y sus cometas-lámparas de papel

Detalles del local y sus cometas-lámparas de papel

El techo del pequeño local está cubierto casi al completo por unas lámparas-cometas de papel que dan un toque divertido y desenfadado al local. También es destacable una importante presencia de vegetación tanto fuera como dentro del local que le aporta frescura, ideal para las noches de verano que se avecinan.

El Trajín se presenta como un lugar donde poder degustar unos pintxos (así lo podemos leer en su carta) que destacan a simple vista por su cuidada elaboración. Un par de mostradores te permiten ver una muestra de los pintxos que hay en carta que además te da la opción en muchos casos de poder pedirlos en formato ración. Nos gusta esta fórmula porque así te permite probar más variedad.

Uno de los mostradores de pitxos

Uno de los mostradores de pitxos

La carta de El Trajín nos sedujo desde el principio, al igual que la confianza del personal que nos explicaron detalladamente los pintxos. Nos dejamos llevar y ver con qué nos podrían sorprender. Desde el comienzo maridamos nuestra experiencia con un fresquito y afrutado Rueda de la mano de Palomo Cojo… y así dio comienzo el partido:

Con el número 1, en la portería, el Mollete de Calamar. Un bocata delicioso con unos calamares con alioli riquísimos que junto al pan hecho con tinta de calamar y un toque de guindilla en su elaboración, nos brindó un gran comienzo del encuentro.

Mollete de Calamar y Croqueta de Txuleta

Mollete de Calamar y Croqueta de Txuleta

Con el número 2, de central por su contundencia, Croquetas de Txuleta, aunque más que de chuleta nos dijeron que era de carne de chuletón y se nota, contundente sabor y una cremosidad que las hace un perfecto bocado. Acompañando en el centro de la zaga, con el número 3, Arroz de perretxicos con jamón. Este plato nos decepcionó un poco porque esperábamos que el arroz tuviera un sabor intenso y de hecho coincidimos todos que estaba un poco insípido además de que la presencia de perretxicos fue casi nula. Así lo comentamos y estamos seguros de que tomaron buena nota. En el lateral de zaga, con el número 4, Paraguas de Queso de Cabra con cebolla confitada en Miel. Buena presentación pero el sabor del queso se nos quedó un poco justo, otro plato que podríamos prescindir de el sin duda. Y cerrando la primera línea en el “campo de juego” luciendo el número 5, Zamburiñas Tigre. Por 2,5€ cada una, son pequeñitas, merece la pena probar este perfecto bocado en su concha que hace un guiño al mejillón tigre de siempre. Aviso, este plato puede crear adicción y tener el peligro de repetir un par de veces como poco, estaba riquísimo.

Zamburiñas Tigre y Graten de Txangurro

Zamburiñas Tigre y Graten de Txangurro

En la medular del campo repartiendo el juego, dos jugones de la barra. Por un lado con el número 6, Graten de Txangurro con chunchy de cebolla. Sin entrar en más detalles, lo mejor de todo lo que nos pusieron, excelente sabor y 100% recomendable. Y por otro lado, con el número 7, la Tortilla guisada de Kokotxas de bacalao con cebolla pochada. Interesante plato pero no nos acabó de sorprender porque siempre esperas algo más de un plato que lleva como ingrediente principal unas cocochas.

Con el número 8 haciendo de enganche, el Bikini Ibérico truffé, con jamón, panceta ibérica y crema de tomates secos. Han conseguido dar una vuelta al clásico sándwich con un sabor intenso, sabroso y con una perfecta combinación entre los ingredientes. Muy recomendable.

Y el triángulo de ataque lo forman tres postres. Con el 9, el goleador del equipo, Goxua. Este impresionante postre es la reinterpretación de un típico postre vasco que lleva su nombre, que en vasco significa dulce. Se trata de una delicia elaborada con un brioche, crema pastelera, nata y caramelo. Perfecta presentación y con un sabor de 10. Un golazo por toda la escuadra.

Goxua y Leche,Cacao, Avellanas

Goxua y Leche,Cacao, Avellanas

Por la parte derecha del ataque, con el 10, otro crack de procedencia americana: Leche, Cacao, Avellanas… seguro que sois capaces de terminar la frase si le ponéis melodía a estos ingredientes. Si, se trata de una interpretación de la Nocilla de toda la vida con un chocolate que te deja sin palabras y que tienes que contenerte para no meter el dedo y tirar de niñez en ese momento.

Y cerrando el ataque el nuevo fichaje que no acaba de encajar muy bien entre los otros dos geniales atacantes, con el número 11 Tarta de Idiazabal al horno con crumble de nueces. Sin gol, no dice nada, no aporta nada. Prevemos que pronto saldrá del equipo porque no es comparable a sus compañeros de equipo.

Y para concluir el partido en el banquillo de El Trajín, desde el lejano oriente, el Rollito chino de Pato con verduritas y salsa donostiarra de miso. De este plato destacaría más la salsa que el propio rollito que no te hace experimentar un sabor tan intenso como el del pato, quizás la salsa, que está increíble, se come el resto de los ingredientes.

Pero os queremos avisar de varias cosas del local. El local es un espacio pequeñito, no aceptan reservas porque simplemente no hay casi mesas, sólo podemos ver algunos taburetes con mesas altas. Nos comenta Jamie, el encargado del local, que están tramitando la licencia para poder poner una terraza con dos pérgolas que sin duda hará las delicias de todos. Nosotros esperamos que en nuestra próxima visita podamos disfrutar de una terraza que, no dudamos, se pondrá muy de moda.

Las mesas de El Trajín, dado el espacio actual del local, son quizás pequeñas por lo que es algo incómodo el poder comer más de dos personas. En nuestro caso éramos cuatro y aunque tuvieron el detalle de ponernos una mesa auxiliar, de diferente altura, no nos resultó del todo fácil el coordinar el picoteo de rigor. Animamos al local a que las próximas mesas que adquieran, porque seguro que triunfa y tenga que ampliar, sean un pelín más grandes.

Otra cosa que nos sorprendió es que tenga el cliente que ir a recoger tanto las bebidas como la comida a la barra y no te las acerquen a la mesa en la mayoría de los casos, teniendo en cuenta que hay personal suficiente y muy profesional.

Por lo tanto os aconsejamos El Trajín si lo que buscáis es picar entre amigos con pinchos de autor y calidad por unos 25€/persona. Si vuestro objetivo es sentaros en mesa a cenar, buscar otra opción. Nosotros volveremos seguro a conocer y disfrutar del resto de su carta en su terraza que deseamos que en breve tengan disponible para todos los foodies de Madrid, y que además le dará sin duda, más opciones al local.

Por sus baños le conoceréis….Detrás de una puerta corredera con espejo se esconde un baño muy cuidado. Lo primero que te llama la atención es una pila de granito que tiene toda la pinta de que ha sido “rescatada” de algún sitio donde llevaba mucho tiempo de vida. El baño es de lo mejor que hemos visto y es continuidad del buen gusto de la decoración del resto del local. En las paredes se mezclan los azulejos blancos y el papel pintado de motivos de navegación con herramientas nauticas. También podemos encontrar mezcla de madera y de piedra que da más magia y encanto al espacio. Los grifos que termina de dar luz a esa pileta genial son de color bronce acompañando al dispensador de cristal transparente. Las toallas de papel las encontramos en una caja de madera que nos traslada directamente a New York. Nos gusta mucho este baño. Enhorabuena chicos.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes