Por Iván Martín

5 Noviembre, 2014

1 Comentario

Montia. Una delicia gastronómica con una calidad precio inigualable

Repetimos. Repetiremos. Y seguiremos repitiendo. Montia (@montiaresta) es un restaurante que deja huella, no sólo por sus platos sino por la profesionalidad y la frescura con la que te atienden. De hecho su nombre proviene de la montia fontana o más conocida como la boruja, una fresca hierba que crece a orillas de los manantiales. Es la segunda vez que vamos, fue un flechazo, aunque en esta ocasión tuvimos que esperar un poco más para conseguir @mesadedos, y es que su lista de espera alcanza ya los tres meses. Nos animamos a ir a Montia porque leímos en un periódico digital que se había alzado con el premio Restaurante Revelación Madrid Fusión de este año aparte de una recomendación de una buena amiga. Juventud, creatividad y buena cocina: así es Montia, un restaurante a 40 minutos de Madrid, en un enclave idílico de la sierra madrileña como es San Lorenzo de El Escorial.

Montia

No disponen de carta, sino que te ofrecen dos opciones de menú degustación, uno corto y uno largo, cuyos platos irás descubriendo a medida que llegan a la mesa. El menú cambia según la temporada con lo que siempre te sorprenderán y además, una cosa que nos encanta, que es que apuestan por productos de nuestra región para la elaboración de sus creaciones. El precio del menú largo que es el que disfrutamos nosotros cuesta 48 euros y con maridaje 18 euros más por lo que cada comensal sale a 66 euros, una propuesta gastronómica que vale la pena disfrutar teniendo en cuenta la complejidad y el detalle de cada plato.

Al entrar a Montia nos recibió, como la otra vez, Daniel Ochoa (@danimontia), cocinero jefe y copropietario del restaurante junto a Luis Moreno (@luismontia). Te hacen sentir como en casa. Daniel nos explicó que esta vez el menú iba a contener una gran variedad de setas pues estábamos en temporada y son los propios trabajadores del restaurante los que se encargan de recogerlas con mimo, y mucho cuidado, durante la semana para luego cocinarlas y dárnoslas a probar . Arrancamos con un trío de aperitivos –luego entre plato y plato te irán sirviendo pequeñas creaciones culinarias para hacer más entretenida la espera- para dar paso a la primera gran creación: Carpaccio de remolacha con esferas de queso de Torremocha del Jarama, rábano, rúcula, gel de vinagre y tomillo, sólo con leer su nombre podréis haceros una idea de lo fresco, original, cremoso y delicioso del invento.

Montia

Entrécula de ternera de la sierra madrileña

Dos platos después, en los que las setas fueron las grandes protagonistas, nos dieron paso a la Entrécula de ternera de la cual sólo puedo deciros que la carne se derretía en la boca y tenía un intenso sabor a sierra madrileña. Sin palabras. Un segundo plato más tarde, y amén, llegó la ya original tabla de quesos de la sierra “maridados” con mermeladas y frutos secos y tres postres más pusieron punto y final a este creativo menú, destacando en especial la Feria de algodón de azúcar con caramelo de apio con helado de manzana asada y cacahuetes caramelizados. Un sitio imprescindible donde te ofrecen un trato impecable y como ya hemos advertido repetiremos.

Montia

Feria de algodón de azúcar

Por sus baños le conoceréis….Su visita al baño, como no podría ser de otra forma, nos sorprende. Nos encontramos con un pequeño estanque en el interior del mismo, donde podemos ver diferentes especies de peces rodeado de vegetación y pedernal de la misma sierra, haciéndonos viajar al mismo exterior del restaurante, a nuestra fantástica sierra madrileña.

En resumen, Restaurante MONTIA es un sitio imprescindible para los amantes de la buena gastronomía donde te ofrecen un trato impecable y como ya hemos advertido, volveremos a caer en la tentación.

Si te ha gustado, compártelo

Restaurantes